28 marzo 2011

A veces los cambios de última hora salen bien

Debido a un cambio de planes a última hora, "tuve" que salir el sábado en lugar del domingo, lo que me ha reportado poder disfrutar de un maravilloso y primaveral día, cosa que finalmente no ocurrió domingo, que si fue muy primaveral, pero con bastante agua a primera hora de la mañana.
Lo que no cambié fue el itinerario, aprovechando para hacer tirada un poco mas larga, y de paso recorrer un par de puertos, bueno los dos "grandes" de la Rutes del Montseny.
Con este panorama salgo temprano, aprovechando también la buena luz de las 7:00 de la mañana antes de que cambien la hora, (y con hora límite a las 14:00 para la llegada), por el camino habitual hacia estas tierras.
Desde la primera pedalada las piernas acusan el cansancio por ser éste el tercer día seguido de salir, y mi cuerpo la falta de horas de sueño y descanso...¡hoy toca sufrir!, me digo.
Paso Can Bordoi todavía con un poco de frío y emprendo la bajada, buscando la C35 que me llevará hasta Sant Celoni. Hoy no hago la paradita de rigor y sigo. Busco un ritmo cómodo para las piernas, con desarrollo suave y buscando un poco de cadencia, y venga..."piloto automático y parriba".
Afortudamente lo conozco y como ya lo he subido este mes, lo tengo bastante fresco. Es una subida bastante suave, pero larga, así que a regular tocan.
Como hoy vengo mas temprano, tengo la suerte de disfrutar de la carretera casi en exclusiva para mi, todo un lujo.
Llego al Avet Blau y sigo, ya que el puerto no termina aquí hoy, y todavía queda un trozo hasta coronar. Al empezar la bajada, paro para abrirme una barrita y ponerla a mano para ir comiendo poco a poco durante el descenso, y de paso hago algun fotillo. Durante la bajada el frío se nota pese al sol, sólo espero que al llegar abajo siga luciendo el sol y no haya niebla.




Llego a Viladrau y me dirijo la plaza para llenar el bidón y comerme un plátano. Justo cuando me dispongo a arrancar de nuevo me encuentro con Pekas y Ruth que se van a escalar un rato. Charlamos un poquito i sigo mi camino.
A medio camino hacia Seva tengo que parar para quitarme un poco de ropa, ya que el sol va subiendo y la temperatura en aumento.
La subida a Collformic, me cuesta bastante hoy, sobre todo el principio hasta llegar al Brull.


Cuando llego al restaurante hago una breve parada técnica para tomarme una merecida  coca cola antes de empezar el largo descenso.
Los últimos km. de bajada, ya antes de llegar a St.Esteve de Palautordera dejan claro que el garbí está soplando hoy y que el viento de cara me va a acompañar ya hasta casa.
Después de Villalba, tomo de nuevo la C35, y trato sin terminar de conseguirlo,  de buscar un ritmo que mis piernas aguanten bien. En estas oigo detrás mío "vinga Félix, a roda!" ¡El septimo de caballería! Se trata del mestre J.Porta liderando una grupeta de Routiers, (junto a Kim, Rob, A.Tomás y Jesús), entre los que me acoplo y que me permiten, pasando por Collet,  terminar la salida manteniendo un buen ritmo hasta llegar a Premià.
Gracias companys por librar a este paseante de esa agonía contra el viento en solitario.


Al final 155km, unos 2500m., y 6:20 dando pedales...¡seguimos acumulando!
buena semana companys

21 marzo 2011

Pisando territori VOLTA

Descanso obligado después de unos días seguidos de lluvia y sin posibilidad de subir al rodillo, así que semana con muy pocos y bastante relajados km.
Ayer domingo había una buena previsión parar rodar sin miedo hacia el norte por la nacional, de modo que con el tope de  2 horas fui haciendo en una soleada aunque fresca mañana. No forzar pero sin dormirse era el único requisito para ir avanzando. Después de cruzar el Tordera empiezo a ver carteles avisando de los cortes de tráfico por el paso de la Volta.
Terminando de pasar Lloret y su cantidad de semáforos, veo que me queda poco tiempo, pero suficiente como para llegar por lo menos hasta el primer mirador, donde aprovecho para comer una barrita y aligerar un poco de ropa antes de emprender el regreso con viento de gregal que ahora me ayuda un poco. 
Llegando a la altura del Tordera el viento vuelve a ser lateral, pero por lo menos no viene de cara. La NII es hoy un festival motero a causa de una concentración que hay en Pineda, así que las motos son las protagonistas de la carretera. Entre Pineda y Calella paro a llenar el bidón y comer un plátano para pegar ya el arreón final hasta casa. A partir de ahora de nuevo con viento de cara, aunque por suerte con no demasiada intensidad (el gregal/levante todavía no ha llegado, lo haría mas tarde).


Llego a casa pocos minutos antes de hacer las 4 horas con el tiempo justo de ducharme y acoplarme a la siguiente actividad del día.

A pesar, o gracias a haber estado 3 días parado, de haber hecho tan poco y suave ejercicio esta semana, y aunque las cifras son mucho mas que discretas, las sensaciones han sido bastantes buenas.



Esperemos que esta semana que hoy empieza mas y mejor

salut

14 marzo 2011

Lombrices, Salamandras y Sapos...

Por el título de esta entrada podría parecer que se tratase de ingredientes de un conjuro mágico que me permita subir los puertos silbando y sin que se me desencaje la cara, o talvez para "meter velocidad en mis piernas...siuuu siuuu" y hacer que en el llano fuese capaz de rodar sin apuros junto a los compañeros Routiers, o en la grupeta de Galvesport con los que coincido a menudo a mediodía. 
También podría tratarse de una pócima que permita recuperarse completamente descansando durante un largo día de lluvia, y permitir que al día siguiente, acompañado de un cielo primaveral, salga a enfrentarme con otro de esos puertos que siempre me ponen en mi sitio.

Con esa mentalidad salgo tomando la habitual ruta en estos casos camino de Can Bordoi para saltar "al otro lado" cuando entrando en Argentona noto algo raro al pedalear...mmm pinchazo, vaya corte de rollo.
Por fortuna no hay problema, y paro en un lugar cómodo y al sol donde puedo cambiar la cámara tranquilamente, pero no se por qué, me entra un miedo irracional de que vuelva a pinchar, de quedarme por ahí tirado...una paranoia.
Imagino que todo esto viene ayudado de que hace unos días que un molesto chirriar aparece de tanto en cuando, imagino que procedente del núcleo que tal vez esté pidiendo relevo.


Y como a perro flaco todo son pulgas, los nubarrones que intuyo hacia el vallès me hacen ver aún mas complicada mi empresa.
A tanto llega mi tonrería que decido que me voy a quedar por aquí cerquita sin alejarme mucho por si las mosca, de manera que enfilo Parpers en lugar de la carretera hacia Dosrius.
Subo tranquilamente a nivel físico, pero con una guerra mental sobre que hacer y que no hacer. Tras Parpers me voy en busca de Collet, con la intención de ir acumulando desnivel dando vueltas por aquí. Inicio el ascenso hacia Can Bordoi con la intención de ir hacia la Roca después, pero durante el descenso me dedico a matar fantasmas, cambio de planes y al llegar a la C35 tiro hacia el Montseny.

Parada técnica y típica en St.Esteve de Palautordera a llenar bidones, comer una barrita, y aligerar ropa antes de emprender una subida que me tomo con bastante respeto, y procurando no gastar mas de lo necesario, ya que normalmente, hay un par de sitios donde me vengo abajo y necesito tener esa pequeña reserva para mantenerme y perseverar.
Poco a poco, voy ganando altura, las nubes, o niebla, vienen de Osona, y se ve como pasan a través de Collformic, o tapan las cimas.
Consigo coronar mas entero de lo que esperaba. Hago una parada breve, hace frío y no me apetece nada quedarme helado. 
Entro al bar a comprar un aquarius y siento envidia de los ciclistas que una vez coronado el puerto se sientan allí a descansar y reponerse tras el esfuerzo...pero a mi hoy no me toca.
Salgo fuera, me como mi platanito, lleno el bidón, me abrigo y para abajo, ¡en buscar del sol!
La vuelta, una vez terminado el descenso, se me hace muyyy pesada, voy cansado y el viento de cara que siempre desanima, hace que me parezca que no llego nunca. Tomo el camino mas corto, es decir, por Can Bordoi, intentando minimizar la agonía del que va con las fuerzas justas.
Llego a Premià contento. Contento por haber hecho lo que tenía en mente pese a mis absurdos miedos-indecisiones, y contento por que esta semana, gracias al lunes festivo, he hecho un buen trabajo, con dos primeras, 355km. y mas de 4000m. de desnivel. Poco a poco las piernas se van acostumbrando a subir.



Por cierto, que no hay ningún conjuro ni pócima, que lombrices, salamandras y sapos, son víctimas de la carretera, presentes de manera considerable tras una jornada de lluvia como la del sábado.

07 marzo 2011

¡Hola SEÑOR Montseny!

Día raro, fiesta local en Barcelona, todas en casa en las ocupaciones habituales de un lunes, un sol de lujo...¡me voy de excursión!.
Después de dejar a Gina en el cole, y acompañar a Esther a la estación, voy para casa y pillo la bici con la intención de batallar el primer puerto del año.
Cuando voy hacia el Montseny tengo por costumbre pasar por Can Bordoy, y hoy no ha sido distinto. Tan sólo el tráfico pesado, y mas coches que cualquier sábado o domingo, me recuerdan que es un día laborable aquí.
Me lo he tomado con bastante calma desde el principio, con la intención de no gastar fuerzas que luego necesitaré.
Aún con la calma, en el primer alto del día, mis piernas no están para mucha broma, y el corto tramo final que se agarra un poquito se me atraganta.
El tramo de la C35 siempre tenso, y hoy todavía mas, el viento de cara tampoco ayuda.
En Sant Celoni hago una paradita para comer una barrita de esas pequeñas pero matonas, 400kcal. de nada. No quiero desfallecer en este puerto que me temo se me va a hacer muuy laaargo. 
El primer tramo de falso llano hasta el desvío de Mosqueroles sigo con mi calma, y a partir de ahí, pongo el 21 y "ritmo de supervivencia".
Los km. van pasando lentamente, y  la estrategia del ritmo de supervivencia me funciona hasta el cambio de vertiente, justo antes de pasar el pequeño túnel, allí como otras veces me quedo atrancadillo de piernas y me cuesta mantener la cadencia. La crisis me dura hasta que la cosa suaviza, antes de llegar a la pista que baja al pantano de Sta.Fè. A estas alturas, hace ya rato que a los lados de la carretera hay restos de la nevada de la semana pasada.
 
Sigo hasta poco después de pasar el Avet Blau, y me doy la vuelta para ir a buscar la carretera que va hacia el coll de Sta.Elena. Subida corta, pero con alguna rampa de las que se agarran bien, y que tal y como voy me hacen pupa en las piernas.
En las antenas paro unos minutos a comer un plátano y abrigarme bien para la bajada. Bajo hasta la Costa y me desvío hacia el Montseny, después rumbo a St.Esteve de Palautordera, donde me voy a dar un homenaje en forma de bocata y coca cola.


Paro el tiempo justo, ya que aunque hoy es un día de los que voy "sin prisas", si que tengo que estar duchado y presentable para la hora de la salida del cole.
La pausa le sienta bien tanto a mis piernas como a mi estómago. Tomo el camino de Sant Celoni para encarar el que será el último obstáculo montañoso de la jornada. Aún siendo suave y bien conocida, me cuesta coger "ritmo" en las piernas, pero como además es bien corto, el sufrimiento termina pronto. 

 
Me paro un momento para aligerar un poco de peso, y encaro la bajada haciendo mis cábalas de como se puede desarrollar el resto de la salida en función de donde venga el viento. En el desvío dels Tres Turons, como tengo bastante claro que es Gregal o Levante, tiro directo hacia Arenys, buscando el camino mas cómodo y rápido.
Cuando llego a la NII, observo encantado que pega bien, por lo que me ayuda a mantener una buena velocidad hasta casa, llegando a tiempo para una ducha y sentarme un ratito antes de ir al cole a buscar a Gina.

Supongo y espero que la cosa irá mejorando, pero desde luego que en mejor o peor estado de forma, el Montseny es todo un señor, y sus carreteras toda una delicia...aunque me dejen para el arrastre. Por lo pronto hoy otros 120km, y unos 2000 m. al saco.



05 marzo 2011

Sumando

Hoy ha sido el primer día del año que me había propuesto hacer una salida con un destino concreto ya desde el inicio, centrada en la intención de ir incrementando tiempo y distancia de las rutas en la medida de lo posible.

Mi intención era ir hasta Tossa, pero llegando a Blanes ya empezaba a llover, y a medida que me adentraba en la población en dirección a Lloret, la cosa iba cada vez a mas. Al final he terminado por renunciar y dar media cuando me he visto en la necesidad de parar a poner el chubasquero.
He empezado a desandar el camino, me he desviado hacia Palafolls, y desde aquí hasta Tordera, pudiendo entrever que el Montseny vuelve a estar nevado. Una vez en Tordera, he enlazado de nuevo con la N-II dirección Barcelona. 

Vistas del Montseny

Aprovechando que el viento era favorable, he ido haciendo alguna incursión buscando pequeños desniveles. Primero Hortsavinyà, donde me he despistado y me he ido por otra "carreterita" hasta que se me ha terminado y he dado la vuelta. En la bajada, poco antes de pasar bajo la autopista he tomado un desvío por un camino cimentado que lleva hasta la ermita y la casa de colonies de Sant Pere de Riu, una corta pero intensa subida que apenas tendrá un kilómetro, pero que todo el rato oscila entre el 15% y el 18%.

Casa de colonies de Sant Pere del Riu














Vuelta a bajar para tomar de nuevo la nacional, esta vez hasta Sant Pol, donde me he desviado hacia SantCebrià i Sant Iscle de Vallalta, para enlazar con el resto de la subida a Collsacreu. Allí platanito y de cabeza hacia Arenys.
De vuelta en la nacional, y la verdad un poco cansado ya, he tratado de mantener un ritmo en el que ir cómodo pero sin dormirme, para llegar a Premià a punto para la hora de una mas que merecida comida.

Aunque la ruta que me había propuesto no he podido completarla, por lo menos si he hecho los km. que quería. 120km, y cinco horitas.


El lunes, si no pasa nada, mas. 
Por cierto, después de haber visto hoy como está el Montseny, ¿alguien sabe si se pueden pasar bien Santa Fé y Colloformic?