21 junio 2010

Quebrantahuesos 2010


Participar en la QH era un sueño que tenía desde hace ya algunos años, aún sin tener bici de carretera, estaba ahí sin mas. Pero cuando en marzo del año pasado se cumplió la ilusión de tener una bici de carretera, la chispa se fue convirtiendo en una llama, y aunque no estaba preparado, dada la dificultad para conseguir dorsal, cuando se abrió la preinscripción para ésta edición, decidí probar suerte.
Con la consecución de esta marcha termina un ciclo que durante unos cuantos meses ha hecho que mi actividad lúdicodeportiva, y la preparación física hayan estado enfocadas a este evento.
No puedo dejar de agradecer el apoyo incondicional de Esther, Gina, y Andrea, que ha sido ejemplar en todo momento (sin ellas esto no podría haber sido), así como las muestras de ánimo y apoyo de muchos amigos y familiares.

Pero vamos al tajo...no se si será el caso, pero posiblemente haya asistido a una de las ediciones mas duras de esta marcha en cuanto a las condiciones meteorológicas se refiere. El viento, el frío, y la lluvia han sido protagonistas durante una buena parte del recorrido, de una jornada en la que antes de coronar Somport, ya se adivinaba que terminar iba a ser todo un éxito, y en la que hay unos HEROES con mayúsculas. Estos no son otros que los voluntarios de la organización, así como la gran cantidad de gente que aguantando el tipo, estaban a pie de cuneta dando gritos de ánimo, y ofreciendo lo que tenían a quien lo necesitase.

Nuestro periplo tuvo su inicio el viernes por la mañana cuando iniciamos el viaje. Con las paradas de rigor nos plantamos hacia las tres de la tarde en Jaca, que nos recibe un con un corto, pero intenso chaparrón.
Una vez instalados en el hotel, nos vamos para Sabiñánigo, a dar una vuelta y de paso recoger el dorsal, chip, etc.



El ambiente y el despliegue que hay es absolutamente espectacular, parece que se haya parado todo en el mundo y sólo exista la QH. Nos encontramos con Adrià i Toni, para saludarnos y de paso, quedar para salir juntos al día siguiente...faena nada sencilla.

Volvemos para Jaca, cenar, volver a mirar y remirar de nuevo la previsión meteorológica por Internet, hasta que Esther me hizo cerrar el ordenador diciendo..."por mucho que la mires, y a pesar de que todos lo queramos,  no va a cambiar"
Me acuesto con todo preparado, y todo es todo, por que todavía no me he terminado de decidir como voy a salir.

Llega el tan esperado día "D", 4:10AM, la alergia se encarga de despertarme antes de que lo haga la alarma del móvil. Me doy una ducha, me visto y bajo todo al coche. En esas he hecho tiempo y ya puedo ir a desayunar (empiezan a servirlo a partir de las 5:00). Increible la cantidad de gente que estamos ahí a esa hora. Desayuno bien y con calma. Salgo hacia Sabiñánigo, el cielo está despejado y hace frío (entre 5º y 6º durante todo el trayecto). Tengo suerte y puedo aparcar en el polígono a muy poca distancia de la salida y del lugar donde hemos quedado. Hago tiempo mientras me voy vistiendo sin salir del coche...hace frío, gente por todos lados, unos mas abrigados, otros menos...desde gente de corto total, hasta gente de largo integral. Es mi gran incertidumbre y no hay referencias válidas, así que tengo que tirar de mi poca experiencia en estas situaciones,  y mi intuición. Al final decido ir bastante abrigado, a expensas de que si el sol aprieta me sobre ropa y los bolsillos del maillot puedan explotar. Salgo con guantes cortos, pero llevo en el bolsillo los largos de invierno.

Tengo la suerte de poder saludar, y de una u otra manera, desearnos suerte, con algunos compañeros Routiers.

Me encuentro con Adrià y Toni y nos dirigimos hacia la salida quedando en una buena posición, a no excesiva distancia del último cajón con sitios reservados.



En poquísimos minutos ya somo incapaces de ver donde termina la marabunta por detrás nuestro. Aunque hay caras de concentración y nervios, el ambiente es bueno y los tres cuartos de hora que quedan se pasan bien. Afortunadamente sale el sol y la temperatura sube enseguida haciendo que por lo menos la espera no se haga dura por el frío.

(se acabaron las fotos)

Suena el cohete y la cosa se va poniendo en movimiento, lentamente pero sin parones ni frenazos, la verdad es que en ninguna marcha la salida ha sido tan tranquila, sin nervios ni ansias por adelantar.
Damos la vuelta y hacemos el paso por dentro del pueblo...increible la cantidad de gente concentrada a esas horas dando ánimos y aplaudiendo.
Salimos del pueblo y nos metemos en la nacional dirección Jaca, la velocidad es "alta" pero se rueda cómodo y sin tener que hacer gasto. Vamos los tres juntos, pasamos algunos grupos, otros nos pasan, poco a poco cada uno va encontrando su ritmo y hacemos lo posible por mantenernos dentro de un grupo para no tener que pelear contra el viento. Pasamos Jaca, a medida que vamos hacia el norte, el cielo se va tapando, divisando amenazadoras nubes a las que nos acercamos irremediablemente. A la altura de Canfranc la lluvia hace acto de presencia, y poco a poco se va incrementando hasta hacer necesario parar para poner el chubasquero. La pendiente es suave, la carretera es buena y ancha, y las piernas van frescas todavía por lo que la atención se centra sobre todo en no tener problemas debidos a la lluvia y la falta de visibilidad. Cada vez vamos viendo mas y mas gente que viene de cara...se dan la vuelta...me acuerdo de la subida de Bracons en la Remences. La cosa tiene que estar muy mal allí arriba, comentamos.

Poco antes de coronar Somport pierdo a mis compañeros (han parado a llenar los bidones, pero yo ni me he dado cuenta). Al cruzar la frontera el panorama es dantesco. Hay una niebla espesa que impide ver a mas de 3 o 4 metros. El viento sigue azotando, y la lluvia que persiste. Mucha gente parada, unos abrigándose, otros indecisos. Mucha gente animando, ofreciendo diarios para protegerse, gente parada en medio de la carretera, por todos lados...bastante caótico. Me aparto a un lado y paro un momento para ponerme los guantes de invierno. Inicio el descenso, lento, muy lento...no hay otra posibilidad...no voy mas despacio por que los frenos tampoco dan para mucho mas. No se ve nada, y es sobre todo gracias a los silbatos de los voluntarios y sus voces indicando las curvas, que podemos ir avanzando.
Afortunadamente a medida que perdemos altura la niebla no es tan cerrada y muy poco a poco aumenta la visibilidad, aunque como contrapartida, con ello también la velocidad, y eso hace que cada vez tenga mas frío.
Pasan los kilometros, y aún dando pedales, el frío persiste, miro alrededor mío y es que no veo prácticamente a nadie que no vaya tiritando. Se forma un gran grupo en el que volamos hasta Escot. Una vez aquí, todos sabemos lo que hay, así que mas o menos cada uno coge su marcheta.
La lluvia no cesa, pero afortunadamente el frío del cuerpo desaparece y vuelvo a encontrarme mejor. Paro a llenar los bidones poco después de pasar el pueblo y nos metemos de lleno en la temible dama blanca. Es curioso, reina el "silencio", silencio roto por la lluvia, por el asfalto mojado, por el chirriar del pedaleo, pero nadie habla, y sobre todo nadie se queja...todos concentrados, todos motivados, dispuestos a sufrir.
Durante los primeros km que son muy suaves, me adelanta gente, mientras que en la segunda mitad, es al revés y soy yo quien en general va ganando posiciones casi todo el rato. Los últimos km son duros, pero creo que no me lo parecen debido a la imperiosa necesidad de prestar atención al desplazamiento con tan poca visibilidad. De hecho, en un momento dado, tengo que poner el pie al suelo ya que me despisto un poco y se me cruza completamente un ciclista que se retuerce luchando con la pendiente. No me cuesta nada arrancar, pero si en cambio colocar bien la cala en el pedal, me resbala todo el rato, y aún bajando la mirada es que no veo ni el pie ni nada. Cuando consigo calzar de nuevo, sigo con mi ritmo. Voy bien con el 27, bastante suelto de piernas, y no quiero forzar, así que voy xino xano hasta que corono, sin hacer tonterías. Un montón de gente allí arriba, dando ánimos...increible. Aquí de nuevo la visibilidad es escasa, afortunadamente el inicio de la bajada es muy suave, casi de dar pedales, y eso hace que por lo menos no tenga frío.
Paro en el avituallamiento. Está montado en medio del prado...es decir, parece una pista de ciclocross. No quiero quitarme los guantes, hace frío. Relleno los bidones, me como un plátano, un bocata, y unas galletas. Cuando salgo de allí, tengo que meter los pies en un charco para limpiar el barro de las calas, y enseguida me encuentro de nuevo bajando.
No se exactamente el motivo, tal vez debido a las condiciones, pero esta bajada se me hace cortísima, y antes de que me de cuenta estamos entrando en Laruns. Nos acercamos al Portalet, el que dicen que es el verdadero juez de la marcha, y el que dicen que marca el tiempo en el que va a parar uno el crono en la llegada. Para mi no lo era en ningún caso, pero para la mayoría de los que veo a mi alrededor, creo que el tiempo empleado es lo que menos preocupa. Sin duda, terminar es un éxito. De nuevo la gente se va poniendo a su ritmo, yo intento ir tranquilo en estos primeros km, se que es muuuy laaargo. Paro en el avituallamiento y lo de siempre, pipi, llenar bidones, comer un poco, comer un poco mas...decido tomarme también un gel, y antes de arrancar me dejo una barrita abierta para la bajada, por que en marcha, y con los guantes largos y empapados, hasta coger el bidón para beber se hace complicado en algún momento.
Reanudo el ascenso, he cogido un poco de frío al parar, pero enseguida el cuerpo vuelve a funcionar, voy controlando en cada cartelito los km que faltan y la pendiente media de los siguientes mil metros. 
No hay rampas duras, no hay nada que sea realmente exigente, sólo hay que llevar un ritmo cómodo y no desfallecer ni caer en el desánimo. 
Comer me ha sentado bien y a pesar de que la lluvia no cesa, me noto con fuerza. En las zonas mas suaves incremento un poco el ritmo, mientras que en las que la pendiente es un poco superior, pongo el 24, cadencia ,y me lo tomo con calma para no quedarme sin fuelle. 
El sistema me funciona y llego a los cuatro últimos km con buenas piernas. Pongo un poco de marcha, y junto con los ánimos de la gente pedaleo alegre hacia el final del puerto, 3, 2, 1, cada vez mas gente a los lados de la carretera, gritos de ánimo, te ofrecen bebida, comida, aplauden...sensaciones dificilmente explicables. Corono emocionado por el calor de la gente. Al poco de iniciar la bajada deja de llover, y un poco mas adelante el asfalto completamente seco...¡parece mentira!. Aquí el tema se pone un poco mas peliagudo, la gente empieza a lanzarse un poco a saco, adelantando coches, y con el tráfico de cara, posiblemente el único momento en toda la marcha en que he visto arriesgar un poco mas de la cuenta, hasta ahora, la prudencia ha sido máxima. Nos desvían a un aparcamiento de las pistas de ski donde hay un avituallamiento, paso de largo y sigo.
Bajamos rápido, esto del asfalto seco es toda una maravilla y poco a poco la confianza va volviendo mientras algún tímido rayo de sol nos acompaña. Sobra el chubasquero, pero yo no soy de esos afortunados capaz de vestirse o desvestirse en marcha, y ahora no voy a parar a quitármelo. Aprovecho, eso si, para ir comiendo un poco de la barrita que me había dejado preparada.
Nos vuelven a sacar de la carretera, giramos 180º a la izquierda, viene la última subida, la puntilla. Los primeros km son un sube baja con poco desnivel, vamos con plato grande y a lo que se puede. Algún tramo bastante revirado hace que tenga que tomar precauciones. Cuando empieza la subida en serio, no me lo planteo, pongo el 27 y ritmo de supervivencia para conservar las piernas. A medida que vamos ganando altura aparece mas y mas gente animando a los lados, la carretera es muy estrecha, la gente está encima y hay que ir atento por los bandazo que dan algunos. 
Cuando la gente empieza a decir "venga que ya está, que ya estais arriba", por donde empieza la zona cimentada, y viendo que las piernas van bien, avivo un poquito el ritmo. Vuelvo a coronar emocionado, alucinando con la cantidad de gente que hay animando.
Inicio la bajada con cuidado, curvas bastante cerradas y entre los guantes tan empapadísimos, y el cansancio, tengo que concentrarme mucho para que las manetas no se me escapen de las manos.
Cruzamos la presa y empiezo a apretar, algunos me siguen. El grupo se rompe en la rampa para volver a salir a la nacional. Ruedo solo "mierda" ahora no es momento de quedarse sólo, pienso.
Me lanzo a la caza de un par de ciclistas que como yo, andan solos.
Al primero lo paso, pero se queda, sigo a por el otro, pero me cuesta mucho alcanzarlo y me voy quemando. Cuando lo alcanzo, me pongo delante y sigo tirando. Cuando miro atrás, me doy cuenta de que se me han ido enganchando y vamos un grupo de unos 10 o 15, ¡estupendo! pienso mientras me empleo a fondo. No dura demasido el fuelle, y se va acabando el gas, aflojo un poco, pero nadie pasa al relevo, así que sigo tirando. Para cuando las piernas empiezan a fallar y el ritmo afloja descaradamente, por fin pasa uno que viene de atrás y se pone a tirar. Yo voy petado y apenas puedo seguir el ritmo sin quedarme cortado. Como ahora entren a relevos y aviven me quedo, pienso. Pero no, nadie da un relevo, todo el mundo va justo. Al rato, pasa otro chico y entre los dos van haciendo lo que pueden, nadie mas pasa, todos vamos justos. Enseguida veo que estamos llegando...buffff que subidón. Casi no me lo puedo creer. Nos desvían de la carretera, y encaramos la recta de la llegada. La mayoría de la gente que venía detrás aprietan todo lo que pueden...yo no puedo, pero me da igual, también voy a llegar.
Una vez pasada la alfrombra, el gentío es descomunal. Me encuentro parado después de todo el esfuerzo...en ese momento no se ni como ir hasta el coche, ando un poco sin saber hacia donde. Cuando recobro el aliento, y la sangre de nuevo irriga convenientemente, me voy hasta el coche, llamo a Esther para decirle que he llegado y estoy bien, y me lavo y cambio de ropa.

Poco a poco, el cerebro lo va procesando todo, estoy en una nube, alucinando con esta experiencia.
Me acerco a la fiesta, por qué es una fiesta, me hidrato bien, como, vuelvo a beber...busco y encuentro a Toni i Adrià, han llegado bien, comentamos la jugada, nos felicitamos, vamos a recoger nuestras medallas y diplomas, y nos despedimos.

A mi me esperan en Jaca para celebrarlo.


Los datos del Garmin están un poco de aquella manera (me parece que tanta agua no le ha sentado bien), así que no los pongo.

El diploma dice 7:55:22 para completar los 205 km.

11 comentarios:

  1. Felicitats!!! molt bon relat, molt viscut, m'ha agradat molt, ja m'hi veia!
    ara a disfrutar de la gesta.

    ResponderEliminar
  2. Muchas felicidades primo!!!, me alegro un montón que todo haya salido bien. Esres un campeón.

    ResponderEliminar
  3. Felicitats Felix.

    He estat llegin croniques de altres blogers i sense cap dubte ha estat un QH epica.

    Aprofito per afegir el teu blog en el meu.

    Salut.

    ResponderEliminar
  4. Bones Félix,
    Ara ja recuperats del tot i fent balanç, dons la cosa tampoc va estar tan malament. Vam patir molt per el fred, però vem acabar una edició de les dures i això costarà molt d'oblidar. S'haurà d'estar atent a properes edicions i esperar que el temps respecti.
    Com sempre, un plaer de pedalar al teu costat.
    Ens veiem a la pròxima.
    Salut!!

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena campeón!, has tenido un bautismo de fuego durillo pero lo has resuelto con sobresaliente.
    Lo positivo es que ahora ya tienes una visión global de hasta donde puede "complicarse la cosa" y también de como puedes salir airoso del trance. Mejor imposible.
    Felicidades y a procesarlo.

    ResponderEliminar
  6. Felicitats Fèlix!!!
    Me n'alegro molt que la disfrutessis, perque es veu que malgrat fred, pluja i la llargada va ser així!
    enhorabona!

    ResponderEliminar
  7. Jaume, moltes gràcies...ja ho saps, això enganxa ja ja ja

    Gracias primo un abrazo muy fuerte

    Pere, molt de gust, em sembla que aquest cap de setmana les marxes pirenenques han estat dures :-))

    Adrià, un plaer company! espero que ens tornem a veure aviat.

    Paco, muchas gracias. Ha sido toda una experiencia este bautismo de fuego. Me hizo mucha ilusión verte (aunque fuese fugazmente) antes de la salida.

    Moltes gràcies Lu, malgrat tot si...he gaudit molt molt molt :-)))

    ResponderEliminar
  8. Uffff, no sé ni que decir...
    Algunos me matarian, pero la verdad es que yendo bien preparado (con chubasquero y buena ropa), estos dias asi son mi disfrute, y veo que tu tambien has podido disfrutar pese a toda la que cayó, porque ibas bien preparado. Mucha gente para evitar llevar peso, acaba saliendo muy ligero de ropa y luego paga las consecuencias.
    Enhorabuena. Si ve que aquel entreno bajo lluvia en Terra de Remences a venido al pelo ehh, jajaja

    ResponderEliminar
  9. ja ja ja...la Remences, las Rutes del Montseny...la verdad es que entreno bajo lluvia no ha faltado, y si, supongo que ha sido una buena preparación :-)))


    saludos

    ResponderEliminar
  10. Moltissimes felicitats!!! Mare meva, quin patir.... aixó és ciclisme de debé, jejeje ara que l'experiència que t'emportes, no només et farà crèixer com a ciclista!!! Enhorabona i a recuperar!!

    ResponderEliminar
  11. Gràcies Nika, com diu el capo dels Routier..."el ciclismo es duro, no es un tópico" :-))) ja ja ja


    salut

    ResponderEliminar

¿como lo ves?