31 mayo 2010

¿salir? vaaale, pero a las diez en casa

Podría ser la parodia de una inexistente "negociación", pero no es mas que una auto regulación horaria con objeto de incorporarme a la actividad familiar sin que apenas se haya notado mi ausencia.

Las vueltas que da la vida...lo lejos que quedan aquellos tiempos en que uno regresaba por la noche "un poco mas tarde" de la hora acordada, y entraba sigilosamente tratando de no despertar a los padres, y ahora cuando lo que tengo a la vuelta de la esquina es justo el papel contrario, me descubro haciendo lo mismo pero al revés, levantarme sigilosamente a horas intempestivas, tratando de no despertar a nadie para salir a dar pedales con las primeras luces.


Entrando en materia, salida suave viendo como se va levantando el sol sobre el mar. Afortunadamente sin apenas viento, algo que se agradece mucho y hace que se pueda disfrutar mucho mas.



Contento y agradecido con una salida Premià-Lloret-Premià  98 km. en 3:08h.

He preferido no llegar a los tan bienvenidos psicológicamente tres dígitos, y poder cruzar con puntualidad inglesa la puerta de casa, mientras sonaban las campanadas de las diez de la mañana en la iglesia.


28 mayo 2010

es lo que hay

Se acerca un nuevo fin de semana previsiblemente en blanco, será cuestión de conformarse con ver el Giro por la tv.

Mantienen el espíritu y la motivación ver fotos como ésta en pleno calvario subiendo Pradell.

foto de miwi extraida de http://cicloturismecatala.mforos.com

En los últimos días he encadenado 5 días seguidos dando pedales. Ninguna salida especial ni diferente. Todo en los "agujeros en el tiempo" disponibles y a intensidades "normales".
Domingo y lunes un poco de rodillo, martes 3 puertos "a ciegas", miércoles un par de horitas de llano, y jueves un par de horitas incluyendo "unas costes".


Buen fin de semana, y buena suerte a l@s "breveter@s"

22 mayo 2010

Montaña mágica, ¿Querencia natural?

Las cosas no siempre salen como uno quiere,  y mucho menos como están previstas. Es viernes por la tarde y la salida de hoy, que tenía que ser la "salida larga" de la semana, se ha acortado sustancialmente sobre la marcha, debido a un repentino y no deseado cambio de planes para el fin de semana, y que también afectará al próximo.
Realmente estoy un poco contrariado  por la nueva situación, pero levantando la cabeza, me doy cuenta que nada debería hacer cambiar lo que hasta el momento he podido disfrutar, de manera que voy a seguir gozando de estas solitarias carreteras y del verde paisaje que este año nos acompaña, adornado por la omnipresente visión de Montserrat, el eje de la salida de hoy.


Mentalmente repaso la jugada...Hace ya muchos días que trato de dibujar alguna ruta "corta", lógica, y atractiva, en la que poder subir este puerto que en bici tengo pendiente, pero sobre "el mapa", y por lo que conozco, siempre hay algún "pero" en forma de carretera no deseada que me tira atrás.
Finalmente, y saliendo por la tangente, he partido de Monistrol, desde el parking del cremallera.


Muchos son los puntos de esta carretera grabados en el cerebro y en la retina.
Generalmente son recordados cuando paso con el coche, pero la posibilidad que ofrece la poca velocidad del ascenso con la bici, ha incrementado la intensidad de los recuerdos de esas subidas a pie hacia el "monas" con 15 o 16 años, mientras íbamos haciendo autostop tratando de que algun alma caritativa acortara nuestro sufrimiento.


Los primeros km. transcurren con pendientes que oscilan entre el 6% y 8%, bastante uniforme, y yendo fresco, he subido suelto, que no rápido....¿qué ocurre?


Sin poder evitarlo el ritmo es lento, la mirada se levanta constantemente, reconoce rincones, paredes, agujas, trazados de vías, compañeros de cuerda, amigos, anécdotas....la mente deambula en el pasado, por el presente y  fantasea con el futuro.
Afortunadamente el tráfico a estas horas es prácticamente nulo, lo que contribuye a esta relajación.
En la curva del Monestir de St.Benet, la cosa agarra, y a partir de aquí la  pendiente deja de ser tan constante y alterna algún repechón con tramos mas suaves.
Pasada la barrera del parking del monasterio parece que la cosa se termina, pero nada mas lejos de la realidad, todavía hay que superar alguna rampa de dos dígitos.





















Corono...el monasterio, los sentimientos son contradictorios, es...el monasterio...difícil explicar.

Me doy la vuelta y tomo la carretera hacia Can Massana, ¡que pasada! seguimos con la mezcla emocional, lo que está por encima de mi cabeza, y lo que hay bajo las ruedas. Hay que ver como pica alguna rampa, por la amplitud de la carretera y la inmensidad del paisaje no da la sensación del porcentaje de algún trozo. El sube baja es constante hasta llegar a Can Massana. Aquí tomo la vertiginosa bajada en dirección Manresa. 


Si no fuese por qué el viento apreta, y por qué tampoco me esmero en exceso en dar pedales, la velocidad podría ser de espanto. Poco a poco la pediente se suaviza y alternan bajadas de dar pedales con algún repecho.
El telefono ha sonado y he parado para atenderlo, y aquí sigo parado después de colgar. Me he quedado un poco en blanco y no se que hacer, bueno si, tengo que dar la vuelta, pero no voy a dejar de disfrutar.
Para no repetir el camino, he tomado el desvío hacia Marganell, descubriendo una exquisita carretera que serpentea junto a la riera en su camino hacia el Llobregat, y que en su lento descender me lleva en poco rato de nuevo al inicio de la salida. 

Me voy pero volveré...

21 mayo 2010

casi sin viento




Se nota que se acerca el calor, y después de varios días seguidos en los que el sol y la marinada han sido pareja inseparable, ayer la cosa no terminó de arrancar (al menos por el sur), y quedó un día de rodar con sol, buena temperatura, y sin apenas viento.
Eso ha permitido que tras un par de días un tanto raros sobre la bici, y después de un día de descanso, ayer haya podido hacer dos horitas a buena cadencia y velocidad, y haciendo un esfuerzo moderado y bastante homogéneo.
68,4 km para 2:02 h. a una media de 33,5 km./h

Para hoy toca lo que será la salida mas larga (que no será larga) de la semana, y con eso y un bizcocho...ya no hay bici hasta el martes por lo menos.

Buen fin de semana para tod@s

17 mayo 2010

Anar fent "callo", salida Routier al Turó de l'Home

Celebrando la suerte de poder enlazar dos domingos seguidos saliendo a dar pedales, tenía decidido que iba a asistir a la salida del Turó de l'Home de los compañeros Routiers. Para aprovechar de hacer un poco mas de tiempo, rodar tranquilo, y no ir haciendo de lastre, salgo con media hora de antelación sabiendo que me alcanzarán (aunque pensaba que lo harían antes). 


El sol bajo y una temperatura fresca fresca que me hace dudar. Tomo camino de Argentona y Dosrius, para pasar "al otro lado" por Can Bordoi. En Dosruis tengo que parar a ponerme los guantes largos por que no aguanto el dolor en las manos del frío que tengo. Curiosamente...o no, Can Bordoi, es un puerto en el que siempre paso frío subiendo si es a primera hora de la mañana. La elevada humedad, junto con algunos tramos que viven ajenos al sol, contribuyen a mi particular sufrimiento.
Por suerte la bajada es corta y enseguida me encuentro dando pedales de nuevo para encarar todo ese tramo hacia Sant Celoni en el que hay que extremar las precauciones, y que estresa bastante.
Pasado Sant Celoni, hago una paradita técnica y entre otras cosas, aprovecho para aligerar ropa de cara a la larguísima subida que me espera. También aprovecho para ir haciendo un poco de tiempo, pues creía que a estas altura ya me habrían alcanzado los compis.
La subida me la tomo con calma, ya que para bien o para mal, es conocida.


Disfrutar el silencio, la paz y la tranquilidad de estas preciosas carreteras es un bien que no tiene precio, y eso junto al entretenimiento de ir haciendo alguna foto, hace que los km. vayan pasando rápidamente. 


Dejo atrás Mosqueroles, paso La Costa y la infernal rampa que viene después, llego al Vilar, con ese bonito bosque de abetos que evocan lugares menos septentrionales.

Llego a Fontmartina, paso junto al desvío del camping, con el turó como observador de mi lento ascender. 


Paro en la fuente a llenar el bidón, mirando carretera abajo y pendiente de ver llegar de  un momento a otro algún compañero.
A partir de ahora la cosa se pone mas seria, así que busco un desarrollo bien cómodo y trato de no gastar demasiado mientras disfruto de una soledad y un paisaje que me llenan. 
Poco antes de llegar a las "herraduras" me pasa Kim como una moto, apenas si me da tiempo a hacerle una foto. 


Paso el mirador de les Guaitadores, y enseguida llego al desvío. Si algo me ocurre con estos últimos kilómetros, es que se suman en dureza la pendiente y el asfalto en mal estado, consiguiendo que el desgaste sea aún superior. 



Los kilómetros pasan lentos, pero afortunadamente sin agobio, poco después de superar la rampa mas dura, me alcanza Paco, y ya vamos charlando, bueno yo "balbuceando" ja ja ja, hasta llegar arriba. 


Todo un placer y un honor poder coronar un Turó de l'Home junto a Paco. Para poder conseguirlo he tenido que salir media hora antes de Premià :-)



Reagrupamiento, plátano, abrigarse un poco, breve charla con algún compañero Routier que participaba en la Travessa del Montseny, y para abajo antes de coger frío.

En esta bajada siempre termino con la misma sensación, es una auténtica tortura.
Una vez llegamos al desvío, ellos vuelven por el mismo camino, yo me despido y tomo a la izquierda para subir al coll de Sta. Elena.


Vuelvo a rodar solo, para encarar uno de los tramos de carretera (antaño pista), mas bonitos de la zona.


Cuando llego a la carretera asciendo hacia Sta.Fe, y una vez coronado me lanzo hacia Sant Marçal. 


La bajada es rápida y en poco tiempo estoy entrando en Viladrau para parar un momento a llenar el bidón. Allí me encuentro con el amigo Pekas, y con Ruth que están tranquilamente apalancados en una terrazita en la plaza del pueblo. Paro unos minutos a charlar con ellos, aprovechando para descansar un poco y comer una barrita. Una agradable sorpresa y un placer ;-)
Sigo camino, si no no llego a casa a comer...me planto en Seva sin darme ni cuenta, y empieza la subida hacia Collformic. 


Es corta y suave, así que permite regular y guardar fuerzas para los dos últimos km. que son los que pican un poco. Según voy ascendiendo, puedo ver como el cielo se va llenando de nubes por la otra vertiente.


Corono Collformic, y de nuevo bajada rápida. 


Voy justo de fuerzas y con mucha hambre, así que dudo mucho si parar o no a comer algo consistente en "mi granja preferida" en St.Esteve de Palautordera. Al final paro sólo a tomarme un gel y llenar el bidón, para intentar llegar a casa a comer.
El tramo hasta Llinars lo hago un poco hundido, nada es lo mío, pero el llano lo que menos. En lugar de seguir y hacer Parpers que era mi intención, me desvío hacia Can Bordoi, que ya lo tengo aquí, y se sube en un abrir y cerrar de ojos. 


Bajada de nuevo, aunque todo el tramo de Dosrius hacia abajo, bastante cansino por el viento. Llego a Argentona  y quedan ya dos repechos de nada, luego es dejarse ir.
Estoy cansado y hambriento, no sabría especificar en que orden. Apretón final por la NII y llego a casa. Estar con la famillia, ducha y comida...que bien se queda uno...es lo mas.

Seguimos acumulando horas y kms., de ésta me llevo algunas conclusiones que espero no olvidar para otras ocasiones.


Al final 7:24h., 166 km., y 3221m. de desnivel +


14 mayo 2010

¿Dónde está Wally?

Aquí os dejo con algunas fotos de la TdR en las que  me he encontrado yo, o he localizado a gente conocida. Bajo cada grupo, pongo un enlace a cada una de las galerías públicas de Picassa de las que han sido extraidas. 

Gracias a l@s fotógraf@s por hacerlas y publicarlas.



Yo me he localizado enseguida (por qué sabía donde estaba), pero a ver quien es capaz de encontrarme je je...



Alfonso en acción. Si no me equivoco es la primera curva para coger la carretera.



Si miramos bien la galería, en esta serie de fotos sólo aparecen los que van por delante, como no podía ser de otra manera, aquí tenemos a nuestro capitán...Paco




Éstas imágenes han sido extraidas de ésta galería pública de Picassa


Aquí otra foto de la salida. Entre otros, se ve a J.Camps, el casco de Jordi, y a un servidor.



De nuevo Alfonso en la salida


Imágenes extraidas de ésta galería pública de Picassa

13 mayo 2010

¿Se atormenta una vecina?


El lunes tocó salir a pasear un poco, como diría el amigo farell "rollo verano azul".
El martes, un poco mas recuperado, fueron un par de horitas de rodar a "velocidad de crucero", sin esfuerzos, pero sin ir de paseo.
El miércoles toca descanso...bueno hubo un ratito de plafón, pero no cuenta.
Hoy jueves era día para acumular un poco de desnivel y hacer un poco de gasto, pero cuando he salido a mediodía, he podido ver como un cielo negro se cierne sobre Collserola mientras que por aquí rozando el mar, todavía luce el sol, así que no lo he dudado y he tirado "pal sur".
Me he contentado con ir hasta Sitges y volver, para pelearme después con el Rat Penat que he subido solo hasta la Pleta. En la urbanización me he cruzado con un chico que bajaba andando junto a su bici. Le he preguntado si estaba bien, pues no es nada difícil irse al suelo en esta pedazo de bajada. Me ha dicho que si, pero que había reventado bajando y ya había pinchado anteriormente y no llevaba más cámaras ni parches.
El chaval era de Vilanova, así que le he dado mi cámara de repuesto y he seguido para arriba. En ese momento, sin duda él la necesitaba mas que yo.
Tras el calentón de la subida, he rodado después otro ratito por el llano para relajar un poco las piernas, y zumbando que es la hora de volver a currar.



Al final un par de horitas de pedalear al solete, y un poco menos de 800 m. de desnivel. Es poco, pero creo que no me he equivocado, pues cuando volvía el Tibidabo ni se veía, ya que estaba bien tapado por las nubes.



10 mayo 2010

XIII Terra de Remences


Primera participación en esta marcha, de la que dicen que es la "QH Catalana", y que tiene tres ingredientes que la hacen grande.  
Una gran organización, elevado número de participantes, y un atractiva ruta a recorrer que se desarrolla casi toda por un entorno precioso.

Por mi parte estaba algo nervioso y con algunas dudas después de una semana algo especial, pero no siempre todo va a ser de rositas, así que hay que apechugar.
Me presento en St.Esteve d'en Bas temprano, a eso de las 6:30 y puedo aparcar bien, a muy pocos metros de la llegada. 
Todo está super organizado, y en un momento ya tengo el dorsal, así que me doy una vueltecita, y después de comer algo, me voy preparando tranquilamente.
El cielo no se ve mal por aquí, y la temperatura está bien, pero por la parte del Ripollés se veía muy negro cuando venía.
Estoy listo y todavía es bastante pronto, el ir y venir de gente es impresionante, y reina el buen ambiente, las bromas y las risas. Como se nota que sarna con gusto no pica.
Doy una pequeña vuelta para ver si me encuentro con alguien conocido, y enseguida me meto para la línea de salida, donde de momento hay poca gente. A los pocos minutos aparece J.Camps, un compañero Routier y nos colocamos. Todo se va llenando de gente, y al poco aparece Jordi, otro compañero del club que se coloca allí con nosotros. Gente y mas gente, se colocan por detrás, por delante (supongo que esos deben ser VIP), gente que saltan las vallas por los lados para colocarse junto a otros compañeros que ya están dentro...
El speaker va animando al personal, la temperatura va subiendo y hasta el sol hace un tímido acto de presencia.
Mis compañeros que tienen bastante experiencia me dan consejos para la salida y los primeros kms. que son complicados por los pasos estrechos, y que hacen que hayan muchos frenazos bruscos.
Cortan la cinta, suena el cohete y se de la salida. 
Los nervios desaparecen y me concentro en circular con seguridad, la gente adelanta por todos lados, algunos van muy rápido, pero afortunadamente puedo ir haciendo y cogiendo mi ritmo sin problemas. 
A medida que la cosa se va estirando se puede rodar mas cómodo y para cuando empezamos a subir Capsacosta, hay todavía mucha gente, pero se puede ir medianamente bien. 
Intento meterme en un ritmo cómodo, aunque me cuesta un poco con tanta gente. Por la izquierda, y como una moto, veo pasar a Noe, impresionante como sube (no le vuelvo a ver pienso).
A medida que pasan los km nos vamos estirando, mientras algunas gotas amenazan intermitentemente. Coronamos sin que haya terminado de encontrarme a gusto subiendo, y empezamos la bajada. Según se va bajando las gotas va aumentando en intensidad y para cuando llegamos a St.Pau de Seguries, es lluvia en toda regla. A la altura de St.Joan de les Abadesses la cosa está dura (por lo menos para mi), mucha agua, no se ve nada, y todo calado. Por no perder el tren en el que voy, no he parado a poner el chubasquero, y tengo la sensación de poder arrepentirme. 
Adelantamos a un grupo en el que va Noe, y me dice que va a parar para ponerse el chubasquero, así que no lo dudo y paro yo también. 
Llegamos a Ripoll, y enseguida empezamos a subir el Coll de Canes, el cuerpo está frío después del largo descenso con la que cae, así que el inicio es un poco duro. 
En los primeros km. de subida me sorprende adelantar a J.Porta, que ha cogido mucho frío en la bajada y va desentumeciéndose (en cuanto ha entrado en calor me ha adelantado como una moto). En este puerto tampoco he terminado de subir cómodo, iba demasiado rápido, o demasiado lento, la pendiente es bastante irregular y no terminaba de coger buen ritmo. Si a eso le sumamos la lluvia todavía intermitente y el asfalto mojado, pues cuando empezamos la bajada, y viendo como estada, hasta en algún momento me pasó por la cabeza hacer la corta, pero enseguida borré esos pensamientos y me concentré en bajar seguro y sin hacer tonterías, con la mirada puesta en hacer una parada en Joanetes y la subida a Bracóns.
Una vez llegados a Olot, hemos ido por unas carreteras estrechas entre campos chulísimas, acompañados por un viento, que aunque moleste, por lo menos se ha llevado la lluvia. 
Tomamos el desvío hacia Joanetes y me he quitado el chubasquero. ¡Aquí he empezado a disfrutar la Remences! he empezado a subir tranquilamente, charlando con gente. He hecho una buena parada en el avituallamiento. Llenar bidones, beber bien, un par de plátanos, avellanas, wc, y al ataquer...al principio con J.Porta, y luego sólo, pero arriba. También me he vuelto a encontrar con Noe, canturreando con su mp3. 
La subida se agarra pero tiene respirillos, y el viento en contra también hace de las suyas. Poco a poco voy cogiendo ritmo y adelantando a gente que sube en general bastante atrancada. 
Corono y tiro para abajo yo solo (casi toda la gente paraba en el avituallamiento), con la intención de ir bajando tranquilamente por si está muy mojado. La bajada es relativamente exigente y combina curvas cerradas, tramos de bajada fuerte, y algunos repechones. Poco a poco se va haciendo un grupo y al final del descenso nos juntamos 8 o 10 para encarar el tramo de transición hasta llegar a Manlleu, que se presenta complicado por el viento.
Se pone delante un crack del C.C.Sant Celoni que es una locomotora y que nos lleva en tren hasta Manlleu, no se le ha dado ni un relevo, pero yo por lo menos, bastante he sufrido para para seguirlo.
Llegamos a Manlleu y pasamos el control del chip, mucha gente se queda en el avituallamiento, yo sigo y enseguida encontramos el cartel que indica el inicio del puerto. 
Aquí, y después de los comentarios de tanta gente de lo largo que se hace, tengo miedo de desinflarme, así que pongo el piloto automático y me dedico a subir sin agobios,  charlando y disfrutando del paisaje, con el objetivo de por lo menos no castigar al coco, ya que las piernas llevan ya lo suyo.
En mucho menos de lo que creía llegamos a Cantonigros, y poco después al avituallamiento. Aquí si que vuelvo a hacer otra parada a comer, beber y wc, para seguir relajadamente con lo que queda, que yo creía que era mas y mas duro. 
Llego a un punto en el que la altura de las montañas indica que la cosa no puede subir mucho mas y la pendiente se suaviza mucho, de manera que pongo plato grande para avivar un poco el ritmo. Unos cuantos se ponen detrás mío y se forma un grupito en el que algunos dan relevos, de manera que vamos avanzando bien. Cuando termina el trozo mas o menos llano y empieza la bajada, nos vamos ordenando en fila de a uno y aprovechamos que la carretera está bastante seca para apretar un poco...bueno para mi fue "un mucho", pero es que yo no bajo nada bien. Cuando llegamos abajo, quedaba poco, así que seguimos apretando en todo el tramo final, entrando a relevos hasta el desvío de entrada a St.Esteve d'en Bas. 
Una vez en el pabellón, nos saludamos y felicitamos por el trabajo realizado en estos últimos km., y nos despedimos.
A partir de aquí, lo que todos...disfrutar un poco de la parte social, beber, comer, saludar a gente conocida, comentar la jugada con los compañeros...etc.

Del tema datos la cosa está mal, quitando los oficiales (6:25:16), ya que estaba tan concentrado en la salida por la gente, que no me acordé de poner en marcha el cuenta (lo hize ya en la Vall de Bianya), y no lo paré hasta que llevaba un rato en el pabellón, así que poco hay,  y al pasar por el arco de llegada tampoco he pensado en mirar el tiempo.




Resumiendo, una marcha excelente, endurecida por una lluvia que me hizo sufrir (como a todo el mundo), durante un buen rato. 
Está claro que estaban, pero iban mucho mas por delante, toda esa gente con un interés mas competitivo, cuyos nervios a veces se contagian un poco.
Yo he tenido la suerte de pedalear junto a gente que iba mas relajada y con otra visión del disfrute. 
Me llevo el buen sabor de boca de haber terminado bastante bien, de un recorrido muy bonito, de una organización excelente, y del apoyo de toda la gente que animaba.

Gracias a tod@s

P.D. De fotos ni una...con el cielo que había llevaba el teléfono en una bolsa de plástico y muy lejos del alcande de las manos.


07 mayo 2010

Nervios


Me viene a la cabeza aquella frase recurrente utilizada en una de las películas de la saga "Agárralo como puedas" o alguno de sus sucedáneos... "He escogido un mal día para dejar de fumar"
Esta semana, está siendo una de esas para mi. 
Buenas dosis de carga laboral, presión, incertidumbre, tensiones, el cumple de la peque, alimentación algo descuidada, y para aderezar todo esto... un tiempo de perros que ha conseguido que en el poquísimo tiempo "libre" que ha quedado,  apenas haya podido tocar la bici. 
Con este panorama, y con lo que toca enfrentarse el domingo, el título de esta entrada es lo que hay.

Se supone que el trabajo está hecho y que estos últimos días no deberían ser  demasiado determinantes, pero reconozco que la incertidumbre se apodera de mi cuando las "buenas sensaciones" son de hace algunos días, y no recientes.

Esta tarde, en cuanto termine de trabajar, y aunque el fin de semana esta plagado de "obligaciones" familiares, voy intentar hacer todo lo posible para encarrilarme hacia un estado de ánimo más relajado y positivo. Me sabe mal no estar centrado ante el primer gran reto del año, así que por lo menos procuraré descanso (en la medida de lo posible) ,  buena alimentación, y  grandes dosis de optimismo, para presentarme el domingo en Sant Esteve d'en Bas con la intención de disfrutar y tener fuerzas para completar la marcha. 

Eso si, me temo que "abrigadito" y con el chubasquero en el bolsillo porsiaca.


salut

02 mayo 2010

Coll de Pradell (plantada de cartel) Coll de la Bena

Iba con la duda de la meteo, bueno, mas bien iba con la seguridad de que nos mojaríamos, pero la suerte ha estado de nuestro lado y la cosa no ha pasado de alguna amenaza en forma de truenos después de haber coronado el coll de la Bena, justo cuando estábamos reponiéndonos un poco y comentando la jugada.

A las 8:30 me presento en Guardiola de Berguedà, algunos ya rodan por allí y el resto van llegando. Saludos, presentaciones y en pocos minutos empieza el festival de prepararnos para empezar, incluso hay quien sale un poco antes para poder tomarse la subida con calma.


Arrancamos y el sol nos acompaña animándonos en el inicio de la jornada. Durante los primeros kilómetros en los que la subida es muy suave no paramos de charlar rodando agrupados. 


Cuando tomamos el desvío hacia Vallcebre empieza la fiesta, y pasado el pueblo el grupo empieza a estirarse.
Poco a poco, cada uno de nosotros vamos cogiendo el ritmo de supervivencia necesario para afrontar lo que se avecina. Un primer tramo hasta llegar al Plà de la Barraca, nos pone en situación haciéndonos emplear a fondo con un km. al 12,4%, y mostrando ya algún 16%.
Tras un pequeño descanso, nos encontramos con el monstruo, es como una ola gigante, una impresionante rampa que parece no tener fin, de las que creo que por muchas veces que se suba, uno nunca tiene claro si habrá que echar el pie al suelo, por lo que en mi caso, que era la primera vez, las dudas eran considerables.
Una vez en materia el tema es como mínimo tan serio, como impresionante cuando se ve desde lejos. Pero no se puede pensar, todo lo que pasa por mi cabeza es intentar coger aire y tener fuerzas para dar la siguiente pedalada.
Para avanzar es tan necesario tener espacio a los lados, como por delante.

Apostados de manera estratégica, la comitiva de coches de apoyo retratan nuestras caras desencajadas mientras nos retorcemos sobre la bicicleta. 
Pasamos una tan bonita como dura doble curva, atravesamos junto a la vía de un ferrocarril de las antiguas minas, y viene un agradable respiro por un tramo completamente rodeado de árboles que me pareció precioso, supongo que debido a que pude volver a levantar un poco la cabeza para disfrutar de nuevo del paisaje.


Tras el descanso, todavía queda apretar los dientes antes de coronar, ya que volvemos a ver valores del 18%, pero se vencen con ánimo, sabiendo que ya se acaba.
Una vez en el collado, toca reponerse un poco y abrigarse, ya que aunque hace sol, se nota el fresco debido a la altura. 


En poco tiempo nos vamos reuniendo todos. Nada mas llegar, llevamos marcado en la cara el esfuerzo realizado, pero que enseguida cambia la expresión y en las caras se dibujan sonrisas de satisfacción.

Cuando llegan los coches empieza otra fiesta, ¡la de plantar el cartel!.


Al mas puro estilo Manolo i Cía (Raül dixit), se ejecutan con la calidad y precisión requerida todos los pasos para instalar el cartel en su nuevo hogar. La estampa es curiosa y divertida, haciendo bueno ese dicho de uno currando y diez mirando.



Cuando la obra está finalizada coronan Maria y Merche, justo a tiempo para hacerse la foto.


Toca la bajada, así que nos abrigamos y ponemos rumbo al coll de la Trapa, en el que una vez llegamos, nos despedimos de Maria y Merche que irán tirando a su ritmo hacia Guardiola, donde darán por finalizada la salida.

El resto del grupo continuamos la bajada hasta Saldes para subir de nuevo hasta Maçaners, donde hacemos una parada técnica para llenar bidones y despedirnos de Jordi, que tiene compromisos y da por finalizada la salida.


Arrancamos de nuevo y enseguida se produce un arreón que desemboca en una bajada de esas de esforzarse dando pedales, y que hace que el 50x12 ya no de mas de si. Nos reagrupamos de nuevo en el cruce y en el corto tramo hasta Guardiola, vuelta a la carga al sprint hasta entrar a la población, donde paramos a reagrupar, y se queda también Pep que ya plega por hoy.

Nos preparamos para el siguiente puerto de la jornada, el coll de la Bena,  totalmente desconocido para mi, descrito en algún comentario como uno de los mas bellos del Berguedà, y que se corona poco después de pasar el pueblo de Gisclareny.
Iniciamos suavemente dirección Bagà, que atravesamos por el centro de la población con un pequeño incidente sin consecuencias mayores, en el que acabo con el culo en el suelo,  y que afortunadamente sólo queda en un susto. A la salida del pueblo la cosa sigue suave por una carretera estrecha y tranquila. 


No es hasta pasar el pont de Sant Joan, junto a un merendero donde el olor de carne a la brasa despierta nuestros estómagos, que la cosa no empieza a ponerse mas seria, encontrando ya las primeras ráfagas de dos dígitos. Pasamos un túnel, y después de una zona suave en la que se pueden hacer bajas las pulsaciones, iniciamos la parte mas dura del puerto que son algo mas de 4 km. de los que se agarran bien, pero sin rampas de dureza extrema. Es cuestión de regular, llevar cada uno su ritmo, y entre todos el sufrimiento. 



Afortudamente es una preciosa subida por una tranquila y estrecha carretera que asciende a través del bosque.
Una vez mas, las reporteras y pacientes animadoras, nos esperan un poco antes de coronar el coll de l'Escriga, allí donde las rampas pican y las piernas acusan ya la fatiga.


Superado el coll de l'Escriga, se abren unas preciosas vistas, y encontramos una pronunciada bajada cimentada de las que te hacen pensar ineludiblemente en la vuelta, para entrar enseguida en Gisclarey.
Pasado el pueblo, volvemos a encontrar un par de rampas picantonas, después de las cuales coronamos el coll de la Bena, por un último tramo muy suave que permite disfrutar de las preciosas vistas del Pedraforca, eso si, con un cielo cada vez mas amenazador.


De nuevo reagrupamiento y caras felices. Una vez recompuestos, foto de rigor junto al cartel del coll, y para abajo que está empezando a tronar.


Bueno, lo de para abajo es un decir, ya que todavía tenemos que superar una magnífica rampa al 15% que nos hace entrar en calor. 


Ahora si que toca ya bajar de verdad, y digo de verdad por que ¡menuda bajada! de las de hacer gasto de freno.
En el tramo desde el puente hasta la entrada de Bagà, vamos enlazando unos con otros y atravesamos la población agrupados. Cuando tomanos la carretera hacia Guardiola, oigo por detrás "esto no se ha acabado" y ¡venga! arreón de los buenos para terminar de trinxar las piernas ja ja ja
Una vez en los coches, a cambiarse y para casa que es tarde. El resto a rematar la jornada como debe ser, alrededor de la mesa.
Una gran jornada cicloturista, un plaer companys.

El perfil

Y los números...

3:50 h, 75 km, y 2119 m de desnivel acumulado.

Si queréis ver muuuchas mas y mejores fotos y crónicas, haced click aquí.
(las dos foto de grupo han sido extraidas de allí)