16 junio 2009

Historias (de terror) en el Rat Penat

Así es como titulan un reportaje sobre este puerto en el número 28 de la revista Pedalier.
Me resulta completamente imposible contar las veces que he podido subir por estos parajes, pero siempre en coche, o andando desde la estación del tren (por la riera de Vallbona cuando todavía no tenía edad de conducir), pero nunca en bici.
La idea hace ya tiempo que ronda por mi cabeza, sobre todo después de leer ese artículo cuando se publicó, pero "mi lado cauto", siempre me ha dicho...¡a donde vas loco!
Este mediodía he decidido dejarlo aparcado un rato (a mi lado cauto), y probar suerte, perfectamente consciente que no es la mejor época del año, y ni mucho menos la mejor hora del día.
He dejado el coche en la entrada de la urbanización y he ido a rodar un poco por la autovía para no cometer la salvajada de meterme en "frío".
Después de un poco más de media hora, y con 20 km ya en las piernas, he vuelto listo para entrar en la casa de los horrores.
El resultado....¡brutal! y duro, muy duro, y eso que sólo he podido subir hasta antes de empezar las rampas duras que hay un poco más arriba de la Pleta por qué están asfaltando la carretera y estaba cortada. Vamos que he hecho la mitad, unos 350 metros de desnivel en 3,6 km, he visto la cifra 23% en la rampa de antes de llegar al parking del Pic retorciéndome a 5 km/h...masoquismo en estado puro!
Para la próxima vez, por qué la habrá, ya se con lo que me enfrento, y tengo más confianza en poder llegar hasta las antenas. Tal y como me encontraba hoy, creo que hoy lo hubiese conseguido, aunque eso si, poniendo toda la carne en el asador.
La bajada no hay que desestimarla, hay que ir con mucho cuidado o no te paras (bueno, también vale que los frenos que llevo no son ninguna maravilla), una vez abajo otro ratito rodando en llano por el paseo marítimo para soltar un poco, y a plegar trastos para volver al trabajo.
Mañana posiblemente otra vez para allí arriba, aunque por otros menesteres.

El perfil del puerto

El artículo de pedalier en el blog del autor

4 comentarios:

  1. Ostras!, me entran agujetas de imaginarlo.Para rematar la historia solo faltaria que los que se rinden se convirtieran en piedra...

    ResponderEliminar
  2. Por cierto siempre se me olvida, estas hecho un profesional de las "autofotos", la verdad que algunas no tengo ni idea como llegas a hacertelas... ;-)

    ResponderEliminar
  3. Jejeje.. reecuerdo yo mis primeras pedaladas con el Bob ( el remolque... ) y subiendo por esas cuestas con la bici y los trastos... :-)))) lo juro..estuve tres días de travesía por el Garraf.. y se me ocurrió subir por esas rampotas.. :-)))

    Peaso de "tachuela"...

    ResponderEliminar
  4. Juselin, cuando te plantas ante algo así (por lo menos yo), nunca sabes como va a responder el cuerpo hasta que te metes en materia...demasiado riesgo de quedarse convertido en piedra, mejor así :-)))) (aunque para alguna historia fantástica de las que tanto te gustan sería genial).
    Sobre las fotos...poco secreto, estirar el brazo y poco mas. Bueno, si claro, que haces "muchas" y salen pocas, ja ja ja.
    Normalmente las hago con el movil que es un rollo, con la cámara "normal" es un poco más fácil.

    Pekas, que miedo con el carrito por esas cuestas, aunque al menos llevarías mas desarrollo ;-)

    ResponderEliminar

¿como lo ves?