30 abril 2009

cerramos abril...y por fin tengo el alta


Desde semana santa para aquí he ido incrementando paulatinamente la intensidad de la actividad física, y aunque hasta este miércoles no he tenido el visto bueno por parte del médico para hacer deporte sin restricciones, de la manera que me iba encontrando desde primeros de marzo hasta ahora, yo veía bien el tema y por eso he ido soltando el freno poco a poco por mi cuenta.
Esta última semana incluso he hecho lunes y miércoles de plafón con algo más de una hora cada día. Suave, básicamente muchos movimientos y presa grande. Como es lógico, después de casi 6 meses sin tocar la resina, la piel de las manos quema, aparte de los dolores de todos esos "minúsculos" que ni me acordaba que tenía.
Martes y hoy jueves he hecho bici. Martes hora y media por el Baix Llobregat, con subidita a Ullastrell (1:28 y 35,54 km), y hoy un poco de Molins-Sta.Creu- Tibidabo más series en subida (1:49 y 40, 79 km).
Hoy buenas sensaciones, parece que voy empezando a coger un poco de forma.
En total cierro abril con 596 km, todos con la bici de carretera.
A partir de la semana que viene, ya empezaré a coger la btt, ahora que ya tengo el alta :-p


27 abril 2009

que si si, que si no

Acaba la semana y la verdad es que puedo estar contento si me fijo en como empezó.
Después de la mala salida del lunes, y lo que pude hacer el martes, el viernes pude hacer casi tres horitas (2:50 y 86km) por terreno llano que me sentaron de fábula.
Para cerrar la semana me quedaba el domingo con posibilidad de salir, aunque la previsión meteorológica, siguiendo la tónica de esta primavera, no era precisamente buena.
Me despierto a las siete, miro por la ventana y no llueve aunque amenaza seriamente. Vamos a intentarlo, pienso mientras voy preparando el desayuno. Cuando terminamos y me voy a preparar, empieza a caer una fina lluvia, así que desisto. Al rato ha parado y el suelo está casi seco, así que miro el radar para ver como está la cosa, comprobando que el mogollón todavía está lejos del maresme. De esta manera vuelvo a decidir ponerme en marcha pero ¡no! vuelve a llover, y ahora con más fuerza. Empiezo a resignarme, así que me enfrasco en otras labores. Para cuando me doy cuenta, ha vuelto a parar y hasta asoman tímidos rayos de sol entre las negras nubes. Por un instante me planteo salir, pero pienso "en cuanto te cambies, se pone a llover", además ya es un poco tarde, así que lo dejo estar, y
nos disponemos a salir para disfrutar en familia el rato que pueda estar sin llover. Decidimos "perdernos" por un agradable pueblecito a los pies del Montseny, que nos recibe con una tormenta con granizo, haciendo que busquemos refugio en nuestra granja preferida.
A la vuelta, vemos que el viento ha entrado con fuerza, y pasado Parpers observo como en esta zona, aunque quedan nubes, el sol nos honra con su presencia.
Ya es la una, pero al llegar a casa decido que es la mía, así que me cambio y salgo por fin.
Hago un poco menos de tres horas (2:47 y 71km). Salgo hacia Vilassar, Cabrera, Argentona, Orrius, La Roca, Parpers, Dosrius, y casi llegando a Can Bordoi me doy la vuelta por que me acerco ya mucho al cielo negro. Retrocedo el camino, Dosrius, Argentona, Cabrera, Vilassar, sigo hasta Mataró, y ya de vuelta hasta Premià.
Para la próxima vez, intentaré pasar hasta Llinars y hacer también Collsacreu, que era la intención inicial de haber salido por la mañana.


22 abril 2009

Por fin un arnés y unos pies de gato

Hoy ha sido un día de reencuentro, reencuentro con la roca, con caras amigas con las que hacía tiempo no coincidía, con el arnés, con los pies de gato, con el magnesio...con la fuerza de la gravedad

Sólo he hecho cuatro vías, con mucha calma, escuchando las sensaciones. Me he sentido extraño, la memoria retiene un tacto de los dedos y de los pies sobre la roca, que no coinciden con la realidad. Me hace falta activar de nuevo el cuerpo y el coco, hacer metros, y mejorar ciertos grupos musculares que han perdido mucho estos meses. Todo se andará, de momento estoy muy contento de volver a empezar.

21 abril 2009

Y venga a mirar al cielo

Esa ha sido en pocas palabras la actividad que he podido hacer la semana pasada.
Las tormentas han hecho de las suyas y el tema no ha cuadrado. Apenas una hora y media de bici el martes pasado y se acabó. El resto de días o no he podido, o me he quedado con las ganas viendo llover, o como se preparaba la tormenta.
El fin de semana ha sido de descanso y disfrute en familia. Por supuesto también acompañados de tormentas, pero en este caso apenas han afectado la actividad que queríamos llevar a cabo, que era estar juntos y pasarlo bien.

Esta semana de momento he salido ayer y hoy poco rato, pero algo es algo.
Ayer la cosa quedó en poco más de media hora por que cuando me estaba cambiando, a unos 200 metros de donde estaba hubo un accidente, (que afortunadamente no vi), tan sólo oí el castañazo, pero me quedón un mal cuerpo y un mal rollo que no tenía ganas de estar sobre el asfalto con la bici.
Además para colmo, el polar dijo hasta luego lucas y dejó de funcionar. Mañana lo llevaré al servicio técnico a ver que se cuentan. La verdad es que son una caña, pero entre las interferencias, (por ejemplo rodar por la NII junto a la vía del tren, o pasar bajo una torre de alta tensión), y ahora esto, pues estoy un poco decepcionado la verdad.
Hoy he rodado otra horita y media, aún con un poco de mal rollo de ayer, pero al menos he hecho un poquito más. Hacía un día muy agradable, buena temperatura y solete per sin agobiar.
Cuando he llegado al coche se veía el festival al otro lado del Tibidabo y de vuelta al curro ha caido la tormenta de rigor.

Aquí dejo algunas fotos del fin de semana






14 abril 2009

Y para rematar un día "sin"

Que bien que por lo menos el último día de estas vacaciones ha sido un día sin obligaciones y sin lluvia, así que he podido salir en bici.
A primera hora de la mañana el cielo seguía gris y el asfalto mojado por las lluvias de la madrugada, pero siendo la última oportunidad en estos días de fiesta ya me la he jugado. He salido abrigadito, aún sabiendo que si después se abría el día iba a pasar calor, que así ha sido, pero es que llevo bastante mal lo de pasar frío.
Como viene siendo costumbre ultimamente, NII para arriba con un poco de viento de lado a primera hora. He llegado hasta Blanes y me he dado la vuelta, ya que por allí si que estaba feo el día y no tenía ganas de pillar lluvía. A la entrada de Callella me he parado a comer mi bocata mientras el sol empezaba a asomar entre las nubes. En Sant Pol me he desviado hacia St.Cebrià y he ido tirando disfrutando esta tranquila carretera hasta Mataró, he bajado de nuevo hasta la NII, otra vez hasta Llavaneres, y ya de vuelta hasta Premià.

En total 4:15 para hacer 104 km. a una media de 24.6 km/h y 148 ppm.

10 abril 2009

Collformic


Conduzco despacio, no me gusta conducir con niebla. Acabo de pasar Llinars que es donde tenía intención de empezar la salida de hoy, pero con esta niebla y 4º de temperatura no lo veo claro, así que decido acercarme un poco más a mi objetivo. Demasiadas cosas que no me gustan...demasiados miedos. El primero la inseguridad sobre si seré capaz de superar el reto que me he marcado, el segundo esta carretera. ¡Que miedo me da esta carretera tan grande y con tanto tráfico!
Decido acercarme un poco más, llego hasta el desvío hacia Sta.Maria de Palautordera y sigo.
La niebla ha quedado atrás cuando llego al pueblo que todavía permanece dormido. La verdad es que la temperatura tampoco acompaña. El cielo una vez por encima de la niebla está parcialmente cubierto de nubes, aunque parece que finalmente el sol hará acto de presencia por encima de las mismas, de manera que busco un lugar para desayunar y así ir haciendo tiempo.

Cuando salgo de desayunar el sol ya está más alto que las nubes y la temperatura ya ha subido hasta los 10º, así que me preparo para iniciar la excursión. Arranco tranquilamente, a un ritmo muy tranquilo, con la intención de calentar suavemente. Los primeros km son suaves y lo permiten, llego hasta la señal del km.11, donde dicen que empieza "oficialmente" el puerto, y pongo en marcha el crono. Antes de llegar al pueblo del Montseny ya me encuentro con algunas rampas que me ponen las pilas. Después de pasar el pueblo puedo recupero un poquito las pulsaciones, en un tramo de bajada, para volver de nuevo a la carga y encontrarme enseguida sufriendo de nuevo. Voy aguantando, pero no bajo de 170, ¿cuanto aguantaré así?. En las curvas que preceden al desvío a St.Bernat, tengo una pequeña crisis y empiezo a pedalear cada vez más despacio. Afortunadamente aguanto, unos metros más arriba puedo recuperarme un poco, y vuelvo a seguir al mismo ritmo que antes. La pendiente ha aflojado un poco respecto a los últimos metros, pero se mantiene constante, así que decido medir al máximo las fuerzas para intentar coronar con éxito, ya que no me sobra nada.

Sigo sufriendo, paso un tramo un poco llano y a la sombra, la carretera está húmeda ya que apenas toca el sol, procuro respirar por que veo lo que viene a continuación. De nuevo aprieto los dientes, mi objetivo ya se ve al fondo...está cerca, pero en línea recta. La carretera lógicamente serpentea dibujando el relieve y los últimos km se me hacen interminables, luchando constantemente por seguir manteniendo el ritmo.

Cuando me veo coronando ni me lo creo, llego echándolo todo, pero ¡lo he conseguido! desde que he puesto el crono 1:11:34, una media de 12,7 km/h y 167 ppm. Para quién esté acostumbrado es un paseo, para mi todo un reto conseguido.

Me premio con una coca cola en el bar mientras me repongo un poco. Para cuando salgo ya no tengo esa sensación de calor, más bien lo contrario, así que decido abrigarme bien para la bajada. Me subo los manguitos, le pongo las mangas a la chaqueta, me pongo el buff, me cambio los guantes por unos largos, y me dispongo a iniciar el regreso.
Menos mal que he sido precavido con la ropa, por que hace frío bajando. Cuando puedo, intento dar pedales para mover un poco las piernas, que es lo único que llevo al descubierto y se me quedan frías.

Que rápido se baja con lo que cuesta subir, después de pasar el pueblo del Montseny tomo el desvío hacia Fontmartina.

De nuevo subida, ¡que tramo más bonito!, aún me acuerdo de pasar caminando cuando no era mas que una pista polvorienta, recuerdo también haber vivaqueado donde ahora está el restaurante de Collformic, que evidentemente tampoco existía, ¡cuanto tiempo!...buff ¡vuelvo a la realidad!, aunque me lo tomo con mucha calma, ya no estoy para muchos trotes así que una vez terminada la "carretera que une las dos carreteras", llego hasta la Costa y doy por terminada la subida.

Durante la bajada descubro nuevas sensaciones que no me había planteado...también tiene su gracia, siempre que no pase frío.
Llego al coche feliz y cansado. ¿Un sueño hecho realidad, o realmente todo ha sido un sueño?

06 abril 2009

Pocas oportunidades

Pues si...pocas oportunidades me ha dado la lluvia para poder hacer algo durante la semana pasada.
No es por qué haya estado toda la semana lloviendo, si no que los ratillos que tengo han coincidido casi todos los días con ella. Tan sólo el viernes pude salir a rodar un poco más de una hora, haciendo los últimos metros bajo una lluvia que finalmente fue poca cosa, pero suficiente para torcer los planes a más de uno.
Me limité a subir Sta.Creu d'Olorde lo más tranquilo posible, sin mirar tiempo ni velocidad, sólo tratando de llevar la cadencia más alta sin subir pulsaciones. El resultado salió en una media de 127 ppm, 45 min, y una media de 9,7km/h. Independientemente de que es velocidad de caracol, que es algo con lo que contaba, y pese a que es una subida muy suave, estoy contento por que pensaba que no sería capaz de subir sin que se disparase el pulso. Paseé hasta Vallvidrera y la vuelta, justo a tiempo para llegar a Molins sin mojarme. En total salieron 21 km, a 15.1 de media para 1:24 y 122 pulsaciones de media.

El sábado no podía salir, y viendo el día tan majo, sólo esperaba que el domingo el buen tiempo también acompañase.

Ayer domingo el día no amanecía tan chulo, pero no estaba malo, y salí a rodar por la NII.
Fui solo hasta cerca de Caldetes, donde me enganché a una grupeta de Badabicis y otro grupo que iban a un ritmo que podía seguir. Los Badabicis se desviaron hacia St.Cebrià, y seguí con el otro grupo hasta Pineda, donde hicieron una parada técnica. (gracias a todos por permitirme ir a rueda). A partir de aquí continué solo. Una vez en Blanes, calculé el tiempo para la vuelta, ya que me esperaban en casa para ir a tomar el vermut, y bien contento, decidí iniciar el regreso. Paré en Malgrat para saludar a Dirk que estaba de guardia, y aproveché para cargar agua y descansar unos minutos mientras charlábamos. La vuelta como siempre se me hizo un poco más dura, pero lo llevé mucho mejor que otras veces. Finalmente a la hora indicada me encontré con la family, y llevamos a cabo la difícil tarea de encontrar mesa en una terraza al solete, y es que hay cosas que no cambian por mucha crisis que haya.
Al final salieron 3 horas y 85 Km a una media de 26.5