22 enero 2009

Retorno mágico al Pic de Martell

No, no se trata de que después de mucho quejarme de lo poco que escalo ultimamente a mi hija (que asegura tener mucha magia), ésta haya hecho un conjuro, y haya aparecido de nuevo en el Pic del Martell.

Este miércoles por fin vuelve a tocar roca. Durante la larga espera de mas de un mes ha pasado un poco de todo, médicos, lluvia, trabajo, fiestas, hasta hemos cambiado de año.

Si tenemos en cuenta que estos pequeños paseos pseudo verticales por tranquilas vías "love climbing" como diría el amigo kletterer, es lo poco que me permito escalar del verano hacia aquí, creo que se puede entender que ya lo echaba en falta.

Supongo que ya lo he escrito mas veces en el blog, pero el Pic del Martell es una de esas paredes perfectas cuando entra Mestral para escalar al sol y protegido del viento. Cuando llegas al parking la sensación es completamente al contrario. Hace "frescot" con una sensación de frío bastante acusada por culpa del viento, pero ya sabemos que una vez que se alcanza el collado y se desciende hacia Vallbona el viento casi desaparece y el efecto del sol vuelve a notarse.


La via tiene su inicio unos metros a la izquierda de la Fronteras del infinito, que es la última que hemos escalado. Como la mayoría, tiene pintado el nombre al inicio

Se trata de una vía de muy baja dificultad que supongo debe ser de las primeras de la pared (o en ese tramo de la pared), que en su recorrido busca los diedros y puntos débiles. De las cuatro tiradas en las que está dividida de los tiempos de las de 40, actualmente es factible escalarla en dos, si bien hay que controlar el roce de la cuerda que puede ser considerable. En las reuniones encontramos buriles y puentes de roca, siempre con posibilidad de reforzarlas a nuestro antojo.

Como protecciones fijas encontramos algún pitón y un friend que no sale. El terreno permite proteger la escalada tanto como queramos.

Había escalado esta vía con anterioridad en solitario, y la recordaba tal cual, la búsqueda de un camino lógico hacia la cima con algunos pasos bonitos, en el primer, y sobre todo en el segundo largo. La parte alta es menos interesante y mas verde. Me parece en conjunto una vía que está bien para trabajar la autoprotección cómoda, es decir, pudiendo emplear en muchos casos las dos manos para colocar la pieza.

Es perfectamente factible y bajo mi punto de vista, un buen ejercicio, escalarla sin hacer uso del material emplazado en la pared.

No voy a hacer una descripción de los largos por que la verdad es que no tienen mucho que contar, tan sólo el segundo largo tiene un par de pasos en un bonito diedro que requieren escalar un poco (justo aquí hay un "friend fijo"), el resto son movimientos muy suaves y fáciles.


En total poco más de dos horas de coche a coche y a currar de nuevo.


¡Eso es todo amigos!


Estrenamos otro año en la roca, pero hay cosas que no cambian... ;-p




1 comentario:

  1. Hasta la primera reunión bien, ascendiendo a la segunda... no se que ocurrió, pero estoy vivo eso es lo que se. ¿Existen las segundas oportunidades? ¿O mejor lo dejo estar?
    Felicidades por acabar bien y vivo. El "friend fijo" quizás es mio, pero quizás nunca lo sepa. Éso es lo que queda de mi antiguo yo, es así de real. Dejo un huella fija en la pared, la que me dio la pared la tengo yo.

    ResponderEliminar

¿como lo ves?