26 noviembre 2008

Fronteras del infinito al Pic del Martell

Miércoles. No llueve, Dirk puede, yo puedo...al Pic de cabeza, nos encontramos a las 13:30 en el parking como siempre.
La temperatura es de unos 10 grados al solete y no hace viento. No está nada mal para escalar.
En la pared sabemos que el sol de va antes de las 12, pero todavía se aguanta a la sombra. Los 10 / 15 minutos de paseito tantas veces repetido los dedicamos a una agradable charla. A diferencia del último miércoles que vinimos, hoy encontramos la roca seca, las tormentas de ayer no llegaron hasta aquí (nos las quedamos todas en el Maresme).
Saludamos a una cordada que inician la Midi Plan y nos vamos para la nuestra.
La Fronteras del Infinito, al igual que la Midi, es obra del amigo Gustavo que las retroequipó hace unos años. Ahora se escalan sólo con cintas.
Toda la vía está equipada con parabolts y reuniones con instalación para rapelar.
Hemos escalado la vía en dos largos con cuerda de 60. Creo que llevábamos 15 o 16 cintas y se pasa bien, pero sin chaparlo todo.
La vía no tiene pérdida (está bastante cosida), y en muy poquito más de dos horas estamos de coche a coche.

L1+L2 Empezamos con apretoncillo, nada más chapar la primera tenemos que emplearnos en un par de pasillos en que no ves los pies. Es guapo, pero claro, te pilla en frío. Después siguen unos metros verticales y con muy buen canto. Llegamos a un punto en que nos vamos un poco a la derecha con otro pasete interesante y el resto sin mucha historia hasta la R1. La salida de la reunión tiene su gracia con unos pasos a escalar hasta llegar al primer canto bueno. A partir de ahí, resaltillos y un poco matojero hasta la R2.
6a el primer largo y V+ el segundo, unos 55m aprox.




L3+L4 La entrada es cabrona. La roca está lavada por el agua y llegar al primer canto "decente" depente mucho de tu envergadura. Si no llegas (mi caso), hay que apretar los dientes.
Tras este pasete, va aflojando un poco hasta que se vuelve a poner tieso. Aquí están los pasos más potentes de la vía, algunas presas pinchan de lo lindo (en general en toda la vía). Superamos un desplomito muy guapo y unos metros después se acaba la verticalidad y encontramos la R3. Desde aquí el siguiente largo es el típico de resaltes rebuscados que te ofrecen pasos sueltos sin continuidad de ningún tipo. Al llegar al final escalamos un pequeño bloque vertical que nos deja sobre un pedestal en el que se ubica la R4.
6a+ el tercer largo, y V el cuarto, unos 57m aprox.

Plegamos cuerda y para el coche que hay que ir a currar...como mola llegar al trabajo con esta sensación en el cuerpo.

¡Hasta otro miércoles!

24 noviembre 2008

Otra semana más

Ha pasado otra semana más sin pena nin gloria...bueno, la verdad es que con más pena que gloria, pero este no es lugar para ellas.
La cuestión es que sabiendo que la actividad del fin de semana iba a ser nula, (a lo sumo de acompañante, espectador, y seguidor de un equipo de fútbol, aunque sea éste un deporte que ni entiendo ni me gusta...lo que hace el amor), durante la semana he tratado de que no decaiga la actividad, ya que me ayuda a mantener un poco a ralla los malos rollos del coco, y claro, también a conseguir que la báscula el viernes, por lo menos deje de insultarme...todo lo contrario de lo que suele hacer los lunes.

El lunes médico a primera hora de la mañana, de manera que el resto del día de cràneo (laboralmente hablando), y me quedé sin poder hacer nada.


El martes, la horita corriendo que suelo hacer por Montjiuc. Como siempre muy tranquilo y sin forzar, que esto de correr no está hecho para mi, pero en la que terminé renqueando un poco bastante de la rodilla izquierda.


El miércoles, con la rodilla un poco pocha, decidí salir un poco en bici por Collserola. Afortunadamente, la rodilla como la seda en esta actividad, así que disfruté lo que pude dentro del corto espacio de tiempo del que dispongo. Curiosamente, el martes por la noche, buscando una cámara que no encontraba, comenté en casa que el miércoles iba a pinchar, y efectivamente así fue. Bajando rápido por terreno duro, pellizqué la cámara y me encontré con un problemilla con el que afortunadamente contaba, pero que costó 20 minutillos...y me los quitó de poder dar pedales. Al final poco más de 20 km, y una hora y media de pedalillos.


El jueves tocó un poco de plafón, pero con mucha calma que me desmonto, buenas sensaciones, menos da una piedra.

El viernes de vuelta a Collserola con la bici. Con un poquito más de tiempo y ganas de machacar un poquito, me dediqué a investigar algunos senderos que no conocía. Como es normal esto suele acabar con arañazos, trozos con la bici a cuestas, y también me llevé un aterrizaje forzoso (hacía años que no iba al suelo). La cosa quedó bastante bien, y de lo "explorado" aproximadamente una cuarta parte la olvido para la bici, y el resto ya está fichado. 26 km y un par de horitas dando pedales.



Hoy empezamos otra semana... ¡que no decaiga el ánimo!

17 noviembre 2008

Un trébol de cuatro hojas

Es el regalo que este sábado recibí de un buen amigo en forma de excursión en btt, que a base de unos pequeños recorridos más o menos circulares alrededor de "su pueblo", dan con un poco de imaginación la forma a éste trébol.


A las nueve de la mañana y a -3 grados, la verdad es que daban más ganas de arrimarse a una chimenea, que de ponerse a dar pedales, pero el día nítido y sin nubes hacía presagiar que la temperatura se animaría con el paso de las horas.


Empezamos el recorrido con una vuelta suave que nos llevó para calentar, hasta una masía que nos sirvió de mirador hacia Sau, cuyas cingleres sobresalían del mar de niebla. Como fondo un cielo azul roto por el blanco de esas cimas pirenaicas que ya invitan a preparar los pinchos. De vuelta ya hacemos algún pequeño tramo a través de bosque que nos hace echar el pie al suelo de manera muy puntual.

Tras un tranquilo tramo por pista, y la visita al arbre encantat, nos salimos de nuevo por sendero para bajar hasta lo que queda de un antiguo molino. La bajada hasta aquí, aunque corta, tiene su miga y quien más y quien menos nos las vemos para no hacer un aterrizaje forzoso.





Desde aquí no tengo muy claro de por donde fuimos, ya que constantemente se sucedían cortos tramos por camino o pista, a los que seguian impresionantes pasos por dentro del bosque o estrechos senderos que hacían nuestras delicias, invadiendo de color y aroma otoñal nuestros sentidos.





La parada técnica de rigor la hicimos junto a una ermita (¿St.Cristófol? lo siento, no lo recuerdo), que está muy cerca de una planta embotelladora de agua.

Donde además de descansar, matar un poco el gusanillo, y rajar de todo un poco, disfrutamos de la tranquilidad y la magia del entorno. Todo ello acompañado por los cada vez más tímidos, pero todavía cálidos rayos del sol.




Desde aquí iniciamos otros bucle en dirección Espinelves (más o menos), con la misma acertada combinación de caminos y pistas mezcladas con senderos, hasta llegar a lo que imagino que debía ser el Eix, y allí cambiamos de nuevo de sentido, hasta llegar de nuevo a las inmediaciones de la planta embotelladora,
donde esta vez por asfalto, subimos un corto tramo hasta antes de llegar a la carretera (que imagino es la que va hacia Santa Fé), y volvemos de nuevo a deliciosos caminos y estrechos senderos verdes que nos llevan a cruzar esta vez si, la carretera.Desde aquí, de nuevo hacia el sur empezamos a trazar una vuelta que acabará por conducirnos de nuevo a Viladrau, donde todavía damos otra pequeña vuelta más para estirar las piernas.




Sin más, agradecer el exquisito recorrido que nos preparó el amigo Pekas, que tranquilamente en algo más de tres horas, con unos 35 Km, y unos 800 m de desnivel consiguieron hacer que abandonase Viladrau con esa tonta cara de felicidad difícil de entender para quien no la siente.
Aquí el perfil...


Agradecer por supuesto también la compañía de Farell i Albert que del mismo modo que yo, tuvimos la fortuna "encontrar" un trébol de cuatro hojas.


05 noviembre 2008

Eucaliptus con variante NOSE al Pic del Martell

Con esta vía por fin se rompe el "maleficio" que me ha mantenido alejado de la roca durante los últimos meses. Este mediodía nos hemos dado un garbeo para seguir con nuestra historia particular de los miércoles en la que vamos repitiendo clásicasrápidasquevalenlapena de este lugar.

Yo llevo un porrón de tiempo sin ponerme el arnés, y Dirk entre trabajo y unas cuantas noches del loro por temas de la canalla, no está muy fino. Total que ninguno de los dos estamos para tirar cohetes.




La via sale en 3 largos de unos 40 + 30 + 40, y la variante NOSE es una alternativa completamente recomendable al segundo largo de la Eucaliptus.
Se puede decir que la vía está prácticamente equipada, pero se puede completar el equipamiento al gusto si lo deseamos. Las reuniones las encontramos con parabolts y en los largos hay un poco de todo, buriles, espits y parabolts.


L1 40m V - Empezamos por una canal hasta llegar a una repisa donde encontramos el nombre de la vía pintado. Aquí entraremos en una placa en la que vemos un parabolt. En estos metros hay una densidad de vías considerable, ya que en algún momento puedes decir que estás en la Dire Straits, Midi Plan, o Eucaliptus, pero bueno, más o menos cada una lleva su línea, aunque demasiado juntas. Vamos alternando entre buriles que han conocido tiempos mejores, y parabolts, no hay dificultad mantenida en ningún momento, sólo algunos pasitos concentrados que están bien. La reunión es de 2 parabolts con cadena y anilla para rapelar. Además hay algunos buriles. Hemos puesto un camalot rojo perfectamente prescindible. (y sin chapar nada de vías vecinas que se puede).
Le dan V, pero son tan sólo un paso para entrar en la R y poco más.



L2 30m V - (Variante NO SE) Este largo es el más bonito, mantenido y obligado con diferencia de los tres, (para mi entre los más bonitos del Pic) A la salida de la reunión queda el espárrago de un parabolt que alguien ha decidido que no corresponde, y ha quitado la chapa (respetable), pero se le ha olvidado cizallar o hundir el espárrago (más cuestionable). Un metro más arriba encontramos un buril con la chapa un poco perjudicada pero que podemos chapar. Se van sucediendo pasitos finos y otros con un poco más de vidilla que hacen que se disfrute mucho. Está equipado y no hemos puesto nada. La cuerda muestra una línea recta de arriba a abajo, pero cuando escalamos hay una contorsión constante a izquierda y derecha de esta línea imaginaria de la que salen elegantes movimientos que si no se visualizan bien, pueden hacerte sudar un poco más de la cuenta, trabajando en ocasiones con pies en adherencia o en gotas de agua.
La reunión también es de 2 parabolts con cadena y anilla para rapelar.
Sin entrar en eternos debates sobre el grado, sólo comentar que este largo es más difícil que el anterior.



L3 40m V - Los primeros metros mantienen la tónica del largo anterior, pero enseguida pierde dificultad, y los metros suceden como es habitual aquí, con alguna pequeña dificultad concentrada en algún paso. Es el largo con menos equipamiento, aquí hemos puesto dos o tres friends, aunque también se puede lazar algún puente de roca...o tirar, que la dificultad tampoco es grande.
Hemos hecho reunión en la última de la Midi Plan.