24 octubre 2008

Cambio de chip...o al mal tiempo buena cara

Parece mentira pero a todo se acostumbra uno. Reconozco que los primeros días, las primeras semanas fueron duras, el síndrome de abstinencia de roca, aunque compensado por una situación de disfrute familiar y descanso laboral, me dejaron tocado. Con el paso de los días, fui cambiando el chip, como todos los veranos, dando paso a la bici que me permite desfogarme en cortos espacios de tiempo sin alejarme de casa.

Cuando de nuevo volví al trabajo, seguía con ganas de roca, pero de otra manera. Había superado "el mono" y tenía /tengo ganas, pero tantas como de ir a patear por el monte, de volver a sacar los pinchos cuando las condiciones lo permitan, de andar con la bici, o de mucha otras cosas.

Si a todo esto sumamos que las oportunidades han sido prácticamente nulas, y que estoy a la espera de un día de estos pasar por quirófano, que me tendrá de parón un tiempecito con el consiguiente empezamos casi de cero...estamos como estamos.


Entretanto hago lo posible por mantenerme (si es que hay algo que mantener), sigo con la resina, aunque he tenido que bajar el ritmo por que el codo vuelve a doler, trato de salir a correr al menos un día a la semana, me he propuesto mantener la regularidad y no dejar la bici hasta el próximo verano. En esto último me he puesto las pilas para cuajarlo por que llevo desde el 2005 con este propósito pero sin cumplirlo...Por lo menos puedo decir que estoy bien...aunque no escale (o lo me lo tome de otra manera).



Lo que es evidente es que esta situación ha provocado este parón en el blog, que talvez haya extrañado a alguien.