05 mayo 2008

Tranquilidad y buenos alimentos

Dado que ultimamente un extraño maleficio está haciendo que los días que puedo salir a escalar, no pueda tachar deberes de mi inacabable libreta, estoy aprovechando para hacer un poco de deportiva, que dicho sea de paso, buena falta me hace.

Había quedado con Pekas y Oskar, y el viernes por la tarde me llamó Sergio que rápidamente se apuntó.

Estamo como tantos otros a las 9:00, para entrar en estampida en el bar justo cuando abren, avasallando todos a la vez a las camareras pidiendo cafés y brevajes varios. A medio croissant recibimos la noticia de que K. no vendrá.

Hoy vamos de nuevo al Faraó de Baix, al sector columpi que tan buen sabor de boca nos dejó hace unas semanas. Afortunadamente hoy damos con el camino para animales de dos patas que nos deja cómodamente en un pie de vía que da la bienvenida a los primeros (y únicos hasta que nos fuimos), visitantes de la jornada.

Hemos repetido alguna conocida para calentar, y poco a poco hemos ido entrando en materia para seguir descubriendo una serie de vías que nos han gustado mucho, y que me han dejado ganas de volver otra vez para ir completando las que faltan, que también prometen.

En resúmen hemos disfrutado de un entorno tranquilo y relajado, buena compañía, y unas vías de calidad que han saciado nuestro apetito de roca.

Os dejo con alguna foto








No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿como lo ves?