14 enero 2008

Bego-Kush-Miguel a la Agulla de Can Jorba

Hacía ya muchos días que no salíamos a escalar juntos Dirk y yo, pero hacía muchos más que no escalaba una vía de varios largos completa.

Con la idea de hacer metros, pero atendiendo a las temperaturas y al viento que hacía este sábado, decidimos que ésta podía ser una buena opción para activarnos un poco, y acertamos de pleno.

Las dos primeras tiradas a la sombra si que nos hicieron pasar frío. El resto, escalando al sol, fue una delicia. En cuanto al viento, se puede decir que fue inexistente hasta llegar a la cima.


En el L1 y R1


La 2ª tirada

L3 y vista hacia R2

La vía se escala en seis tiradas (45+30+45+50+30+40) perfectamente aseguradas con parabolts, con un grado de IV /IV+, tan sólo un par de pasetes uno en medio de la segunda tirada, y otro al inicio de la quinta destacan un poco. La tónica es escalada sobre placa tumbada con muy buena roca en general, y variando un poco el tipo de presa dependiendo del largo.

4ª tirada



L5 y R5


En el L6


En conjunto todos los largos son bonitos y es una vía muy agradecida.


Por ponerle alguna pega, lo que menos me gusta es lo juntas que van todas las vías en la parte inferior, pero es algo que ocurre con frecuencia en tramos de pared de calidad con mucha afluencia de escaladores.


Una vez llegados a la cima, descendemos la aguja y subimos hasta la siguiente (II), hay reunión con dos parabolts por si se quiere asegurar. Desde ésta, en el lado opuesto, encontramos una instalación de rapel en un árbol, que en 10 metros nos deja en otro collado, desde el que caminando primero, y luego descendiendo una corta canal, llegamos hasta el lecho del torrente.

En la aguja desde la que rapelamos

Nosotros llegados a este punto, y sin ganas de hacer el gorila, optamos por remontar la el torrent del migdía, hasta enlazar con el sendero que nos sube al coll de l'Ajaguda, para luego bajar plácidamente por el camí dels francesos...¡y a comer a casita!.


La aproximació desde el coche deben ser poco más de 10 minutos.
Para la vía empleamos algo menos de 3 horas, escalando sin prisa.
La vuelta, una vez en el torrente, un poco más de 1 hora hasta el coche caminando tranquilamente.

Una vez más, observamos como las cabras campan a sus anchas por la montaña, parece que son ellas las que se entretienen viendo lo mal que nos defendemos los humanos por sus dominios, teniendo que usar tanta parafernalia para progresar por donde elllas lo hacen ágilmente. En cualquier caso, creo que prefiero las cabras (aunque nos tiren piedras), antes que algunos elementos de nuestra especie como unos que estaban en el Joc de l'Oca, de cuyos gritos, maneras, y muestras de agresividad éramos junto a las cabras, asombrados espectadores.





La reseña de la vía es de www.onaclimb.com. Gracias