18 diciembre 2008

Leche con galletas


Hoy tenía claro que no quería rodar por pistas y me he dedicado a enlazar caminillos y senderos de diversa dificultad con la intención de divertirme (por supuesto), pero también de trabajar un poquillo esa falta de técnica que hace que por este terreno sea todavía más torpe de lo que ya soy en zonas de mejor rodar.
Salgo del tenis que hay debajo de St.Pere Màrtir, subo hasta el coll del Portell, y sigo por la carena hasta el collet de l'Espinagosa, luego al collet de la Vinyassa, y el camí de Sta.Creu d'Olorde. Primer sendero de bajada al Pantà de Vallvidrera, y el barro ya me ha avisado de que con los neumáticos que llevo poca broma. Después de una vuelta por la zona del pantano y alrededores (Can Sauró), vuelvo a subir por el mismo sendero. El segundo aviso de pérdida de tracción ha sido ya en forma de leche, que aunque sin llegar a dar con todo el cuerpo en el suelo, me ha hecho terminar metido en el riachuelo casi con más barro que agua. El resto de la subida, con mucho cuidadito ha ido saliendo sin más problemas.
Un pequeño tramo de pista (coll de Can Cuias-Can Llevallol) para enlazar con el camino-sendero(¿trialera algún tramo?) que sube als turons de can Pasqual.
Aquí pocas novedades, suelo "acerar" siempre en los mismos pasos. Hoy he tenido que echar el pie al suelo por la falta de tracción en una rampita que suele salirme, ¡pero sin embargo he pasado una zona de roca que nunca me había salido! motivado a muerte sigo subiendo, pero el siguiente tramo tiene un escalón de roca en el que me quedo clavado (No veo como meterle, y llego fundido...habrá que darle pegues porque estoy muy lejos. Nunca he conseguido hacer un rokpunt en esta subida)...no problem, me bajo, empujo unos metros y a pedalear de nuevo, aunque por poco tiempo...enseguida viene otro trozo con regueros, piedra suelta y roca que hacen que vuelva a empujar la bici. Después ya viene mejor terreno a excepción de un tramo de piedra suelta, pero en el que ya la pendiente es mucho menor y paso "bien". Sigo por un caminito muy chulo que corona el turó de Can Pascual y tiro hacia Can Masdemont para enfilar sin parar la bajada en busca de otro sendero que me pone siempre las pilas, con piedras, raices y una parte bastante húmeda, donde suelo bajar jugándome una galleta. Además es otro sin rokpunt, ya que tiene un par de pasos que siempre "saco en artifo".
La verdad es que éstos, al ser bajada, sería mas fácil de ensayarlos hasta que salgan, pero entre que muy atrevido no soy, y que voy solo, nunca me paro a trabajarlos un poco en serio. Hoy no ha sido diferente, y "me he vuelto a pillar".
El sendero termina en Can Cuias, cruzo la carretera y pillo otro que va carenando por el bosque de les Fatjones, en dirección St.Pere Màrtir. Este es muy divertido, un poco tobogan pero manteniendo bastante la altura. La cosa va muy bien en la parte S, pero cuando cambia de orientación y paso a la zona húmeda, por la parte del torrent de la font de rector, vuelve la merienda. Ya tengo algún susto en zonas donde el sendero coincide con torrentes y está deteriorado, después sigue por dentro del bosque muy bonito, muy húmedo, de pronto paso sobre una raiz y me encuentro en el suelo ¡menuda leche! Mi rodilla ha dado contra una piedra. Menos mal que he caido hacia el lado alto de la ladera. Me incorporo y me sacudo de manera instintiva. Que absurdo, si todo es barro. Miro la bici, todo bien, me subo, no se si llego a dar una vuelta de pedales y de golpe me quedo clavado. El equilibrio me abandona y caigo de nuevo, pero esta vez hacia el otro lado (ladera abajo). Aterrizo "en blando" sobre unos zarzales un par de metros más abajo ¡toma galleta!. La bici me ha acompañado y me cuesta un poco salir pero mantengo la calma y lo consigo. Menos mal que llevo bastante ropa y los pinchos no me han machacado. Repaso de nuevo la bici, y retomo el camino con mucho cuidado. En pocos minutos salgo de esta obaga y aún sin salir del bosque, el terreno es menos "traidor". El sendero termina en la carena que queda sobre Can Badó. Desde aquí un camino con buena pendiente sube hasta el coll del Portell. Una vez allí, ya que estoy puesto me envalentono y pruebo con la subida hasta St.Pere Màrtir, que hacía años y años (ni me acuerdo ya), que no hacía. ¡Deu n'hi do con la subidita!, consigo llegar arriba sin echar el pie a tierra, ¡estoy contento!. Nuevo record también de pulsaciones. Doy media vuelta sin parar y bajo de nuevo hasta el coll del Portell, y de aquí hasta el coche.
Han salido algo menos de 20 km, en unas 2 horas, pero ya me han dejado bien agustito.
Ahora escribo estas líneas disfrutando de un riquísimo vaso de leche con galletas. Estas no duelen ni me hacen renegar, pero las otras, junto a todo lo que les rodea, me llenan mas.


15 diciembre 2008

¡perrea perrea!

Pues si, la escasa actividad a lo largo de estas dos últimas semanas ha sido la tónica.
Empezamos con varios días seguidos de médico y después el puente. De todo eso no sale más que un tímido rato de plafón y cumplir las obligaciones familiares durante el puente.
La semana pasada empezó con frío y con él, yo aletargado de manera que no desperezé hasta el jueves que salió el sol, y como si fuese un caracol, salí a estirar las piernas con la bici por Collserola. No gran cosa, ya que el rato de mediodía no da para más, pero pude hacer 26 Km. (617m desnivel positivo) Eso si, con bastante frío, y eso que había sol. En algunas zonas obagas pasabas rompiendo el hielo de los charcos.

Para el viernes también daban bueno, de manera que no me lo pensé y volví a la carga. Un día más limpio y con mejor temperatura al sol. Me reservé un poco con la previsión de salir también el sábado. Salieron 33 Km (485m de desnivel positivo), que tampoco está mal.


De cara al sábado, Pekas me había comentado de ir para Viladrau a rodar con la bici, pero al final un problema teléfonico nos llevó a la incomunicación sin acabar de concretar, así que "compuesto y sin plan", salí solo desde casa.
Teià, Sant Mateu, Roca d'en Toni, Sant Bartomeu, Coll de Parpers...cuando fui a parar para comerme el bocata estaba en Can Bordoi, subí un trozo de la pista...bueno carretera que sube hacia el Corredor, y cuando encontré un rincón soleado, me acomodé para reponer fuerzas.
La vuelta por el mismo camino, con alguna vuelta añadida por dentro del bosque entre St.Mateu y la zona de la Creu de Can Boquet.
Un tiempo un poco nublado al principio que fue mejorando con el paso de las horas y una temperatura soportable que también fue subiendo.
Al final la mañana queda con 63 Km.(1567m de desnivel positivo). Un buen tute para las piernas y buenas sensaciones después de los tres días .








¡Eso es todo amigos!
Para algo de roca habrá que esperar al menos hasta la semana que viene...si el tiempo lo permite y la autoridad no lo impide ;-)

26 noviembre 2008

Fronteras del infinito al Pic del Martell

Miércoles. No llueve, Dirk puede, yo puedo...al Pic de cabeza, nos encontramos a las 13:30 en el parking como siempre.
La temperatura es de unos 10 grados al solete y no hace viento. No está nada mal para escalar.
En la pared sabemos que el sol de va antes de las 12, pero todavía se aguanta a la sombra. Los 10 / 15 minutos de paseito tantas veces repetido los dedicamos a una agradable charla. A diferencia del último miércoles que vinimos, hoy encontramos la roca seca, las tormentas de ayer no llegaron hasta aquí (nos las quedamos todas en el Maresme).
Saludamos a una cordada que inician la Midi Plan y nos vamos para la nuestra.
La Fronteras del Infinito, al igual que la Midi, es obra del amigo Gustavo que las retroequipó hace unos años. Ahora se escalan sólo con cintas.
Toda la vía está equipada con parabolts y reuniones con instalación para rapelar.
Hemos escalado la vía en dos largos con cuerda de 60. Creo que llevábamos 15 o 16 cintas y se pasa bien, pero sin chaparlo todo.
La vía no tiene pérdida (está bastante cosida), y en muy poquito más de dos horas estamos de coche a coche.

L1+L2 Empezamos con apretoncillo, nada más chapar la primera tenemos que emplearnos en un par de pasillos en que no ves los pies. Es guapo, pero claro, te pilla en frío. Después siguen unos metros verticales y con muy buen canto. Llegamos a un punto en que nos vamos un poco a la derecha con otro pasete interesante y el resto sin mucha historia hasta la R1. La salida de la reunión tiene su gracia con unos pasos a escalar hasta llegar al primer canto bueno. A partir de ahí, resaltillos y un poco matojero hasta la R2.
6a el primer largo y V+ el segundo, unos 55m aprox.




L3+L4 La entrada es cabrona. La roca está lavada por el agua y llegar al primer canto "decente" depente mucho de tu envergadura. Si no llegas (mi caso), hay que apretar los dientes.
Tras este pasete, va aflojando un poco hasta que se vuelve a poner tieso. Aquí están los pasos más potentes de la vía, algunas presas pinchan de lo lindo (en general en toda la vía). Superamos un desplomito muy guapo y unos metros después se acaba la verticalidad y encontramos la R3. Desde aquí el siguiente largo es el típico de resaltes rebuscados que te ofrecen pasos sueltos sin continuidad de ningún tipo. Al llegar al final escalamos un pequeño bloque vertical que nos deja sobre un pedestal en el que se ubica la R4.
6a+ el tercer largo, y V el cuarto, unos 57m aprox.

Plegamos cuerda y para el coche que hay que ir a currar...como mola llegar al trabajo con esta sensación en el cuerpo.

¡Hasta otro miércoles!

24 noviembre 2008

Otra semana más

Ha pasado otra semana más sin pena nin gloria...bueno, la verdad es que con más pena que gloria, pero este no es lugar para ellas.
La cuestión es que sabiendo que la actividad del fin de semana iba a ser nula, (a lo sumo de acompañante, espectador, y seguidor de un equipo de fútbol, aunque sea éste un deporte que ni entiendo ni me gusta...lo que hace el amor), durante la semana he tratado de que no decaiga la actividad, ya que me ayuda a mantener un poco a ralla los malos rollos del coco, y claro, también a conseguir que la báscula el viernes, por lo menos deje de insultarme...todo lo contrario de lo que suele hacer los lunes.

El lunes médico a primera hora de la mañana, de manera que el resto del día de cràneo (laboralmente hablando), y me quedé sin poder hacer nada.


El martes, la horita corriendo que suelo hacer por Montjiuc. Como siempre muy tranquilo y sin forzar, que esto de correr no está hecho para mi, pero en la que terminé renqueando un poco bastante de la rodilla izquierda.


El miércoles, con la rodilla un poco pocha, decidí salir un poco en bici por Collserola. Afortunadamente, la rodilla como la seda en esta actividad, así que disfruté lo que pude dentro del corto espacio de tiempo del que dispongo. Curiosamente, el martes por la noche, buscando una cámara que no encontraba, comenté en casa que el miércoles iba a pinchar, y efectivamente así fue. Bajando rápido por terreno duro, pellizqué la cámara y me encontré con un problemilla con el que afortunadamente contaba, pero que costó 20 minutillos...y me los quitó de poder dar pedales. Al final poco más de 20 km, y una hora y media de pedalillos.


El jueves tocó un poco de plafón, pero con mucha calma que me desmonto, buenas sensaciones, menos da una piedra.

El viernes de vuelta a Collserola con la bici. Con un poquito más de tiempo y ganas de machacar un poquito, me dediqué a investigar algunos senderos que no conocía. Como es normal esto suele acabar con arañazos, trozos con la bici a cuestas, y también me llevé un aterrizaje forzoso (hacía años que no iba al suelo). La cosa quedó bastante bien, y de lo "explorado" aproximadamente una cuarta parte la olvido para la bici, y el resto ya está fichado. 26 km y un par de horitas dando pedales.



Hoy empezamos otra semana... ¡que no decaiga el ánimo!

17 noviembre 2008

Un trébol de cuatro hojas

Es el regalo que este sábado recibí de un buen amigo en forma de excursión en btt, que a base de unos pequeños recorridos más o menos circulares alrededor de "su pueblo", dan con un poco de imaginación la forma a éste trébol.


A las nueve de la mañana y a -3 grados, la verdad es que daban más ganas de arrimarse a una chimenea, que de ponerse a dar pedales, pero el día nítido y sin nubes hacía presagiar que la temperatura se animaría con el paso de las horas.


Empezamos el recorrido con una vuelta suave que nos llevó para calentar, hasta una masía que nos sirvió de mirador hacia Sau, cuyas cingleres sobresalían del mar de niebla. Como fondo un cielo azul roto por el blanco de esas cimas pirenaicas que ya invitan a preparar los pinchos. De vuelta ya hacemos algún pequeño tramo a través de bosque que nos hace echar el pie al suelo de manera muy puntual.

Tras un tranquilo tramo por pista, y la visita al arbre encantat, nos salimos de nuevo por sendero para bajar hasta lo que queda de un antiguo molino. La bajada hasta aquí, aunque corta, tiene su miga y quien más y quien menos nos las vemos para no hacer un aterrizaje forzoso.





Desde aquí no tengo muy claro de por donde fuimos, ya que constantemente se sucedían cortos tramos por camino o pista, a los que seguian impresionantes pasos por dentro del bosque o estrechos senderos que hacían nuestras delicias, invadiendo de color y aroma otoñal nuestros sentidos.





La parada técnica de rigor la hicimos junto a una ermita (¿St.Cristófol? lo siento, no lo recuerdo), que está muy cerca de una planta embotelladora de agua.

Donde además de descansar, matar un poco el gusanillo, y rajar de todo un poco, disfrutamos de la tranquilidad y la magia del entorno. Todo ello acompañado por los cada vez más tímidos, pero todavía cálidos rayos del sol.




Desde aquí iniciamos otros bucle en dirección Espinelves (más o menos), con la misma acertada combinación de caminos y pistas mezcladas con senderos, hasta llegar a lo que imagino que debía ser el Eix, y allí cambiamos de nuevo de sentido, hasta llegar de nuevo a las inmediaciones de la planta embotelladora,
donde esta vez por asfalto, subimos un corto tramo hasta antes de llegar a la carretera (que imagino es la que va hacia Santa Fé), y volvemos de nuevo a deliciosos caminos y estrechos senderos verdes que nos llevan a cruzar esta vez si, la carretera.Desde aquí, de nuevo hacia el sur empezamos a trazar una vuelta que acabará por conducirnos de nuevo a Viladrau, donde todavía damos otra pequeña vuelta más para estirar las piernas.




Sin más, agradecer el exquisito recorrido que nos preparó el amigo Pekas, que tranquilamente en algo más de tres horas, con unos 35 Km, y unos 800 m de desnivel consiguieron hacer que abandonase Viladrau con esa tonta cara de felicidad difícil de entender para quien no la siente.
Aquí el perfil...


Agradecer por supuesto también la compañía de Farell i Albert que del mismo modo que yo, tuvimos la fortuna "encontrar" un trébol de cuatro hojas.


05 noviembre 2008

Eucaliptus con variante NOSE al Pic del Martell

Con esta vía por fin se rompe el "maleficio" que me ha mantenido alejado de la roca durante los últimos meses. Este mediodía nos hemos dado un garbeo para seguir con nuestra historia particular de los miércoles en la que vamos repitiendo clásicasrápidasquevalenlapena de este lugar.

Yo llevo un porrón de tiempo sin ponerme el arnés, y Dirk entre trabajo y unas cuantas noches del loro por temas de la canalla, no está muy fino. Total que ninguno de los dos estamos para tirar cohetes.




La via sale en 3 largos de unos 40 + 30 + 40, y la variante NOSE es una alternativa completamente recomendable al segundo largo de la Eucaliptus.
Se puede decir que la vía está prácticamente equipada, pero se puede completar el equipamiento al gusto si lo deseamos. Las reuniones las encontramos con parabolts y en los largos hay un poco de todo, buriles, espits y parabolts.


L1 40m V - Empezamos por una canal hasta llegar a una repisa donde encontramos el nombre de la vía pintado. Aquí entraremos en una placa en la que vemos un parabolt. En estos metros hay una densidad de vías considerable, ya que en algún momento puedes decir que estás en la Dire Straits, Midi Plan, o Eucaliptus, pero bueno, más o menos cada una lleva su línea, aunque demasiado juntas. Vamos alternando entre buriles que han conocido tiempos mejores, y parabolts, no hay dificultad mantenida en ningún momento, sólo algunos pasitos concentrados que están bien. La reunión es de 2 parabolts con cadena y anilla para rapelar. Además hay algunos buriles. Hemos puesto un camalot rojo perfectamente prescindible. (y sin chapar nada de vías vecinas que se puede).
Le dan V, pero son tan sólo un paso para entrar en la R y poco más.



L2 30m V - (Variante NO SE) Este largo es el más bonito, mantenido y obligado con diferencia de los tres, (para mi entre los más bonitos del Pic) A la salida de la reunión queda el espárrago de un parabolt que alguien ha decidido que no corresponde, y ha quitado la chapa (respetable), pero se le ha olvidado cizallar o hundir el espárrago (más cuestionable). Un metro más arriba encontramos un buril con la chapa un poco perjudicada pero que podemos chapar. Se van sucediendo pasitos finos y otros con un poco más de vidilla que hacen que se disfrute mucho. Está equipado y no hemos puesto nada. La cuerda muestra una línea recta de arriba a abajo, pero cuando escalamos hay una contorsión constante a izquierda y derecha de esta línea imaginaria de la que salen elegantes movimientos que si no se visualizan bien, pueden hacerte sudar un poco más de la cuenta, trabajando en ocasiones con pies en adherencia o en gotas de agua.
La reunión también es de 2 parabolts con cadena y anilla para rapelar.
Sin entrar en eternos debates sobre el grado, sólo comentar que este largo es más difícil que el anterior.



L3 40m V - Los primeros metros mantienen la tónica del largo anterior, pero enseguida pierde dificultad, y los metros suceden como es habitual aquí, con alguna pequeña dificultad concentrada en algún paso. Es el largo con menos equipamiento, aquí hemos puesto dos o tres friends, aunque también se puede lazar algún puente de roca...o tirar, que la dificultad tampoco es grande.
Hemos hecho reunión en la última de la Midi Plan.

24 octubre 2008

Cambio de chip...o al mal tiempo buena cara

Parece mentira pero a todo se acostumbra uno. Reconozco que los primeros días, las primeras semanas fueron duras, el síndrome de abstinencia de roca, aunque compensado por una situación de disfrute familiar y descanso laboral, me dejaron tocado. Con el paso de los días, fui cambiando el chip, como todos los veranos, dando paso a la bici que me permite desfogarme en cortos espacios de tiempo sin alejarme de casa.

Cuando de nuevo volví al trabajo, seguía con ganas de roca, pero de otra manera. Había superado "el mono" y tenía /tengo ganas, pero tantas como de ir a patear por el monte, de volver a sacar los pinchos cuando las condiciones lo permitan, de andar con la bici, o de mucha otras cosas.

Si a todo esto sumamos que las oportunidades han sido prácticamente nulas, y que estoy a la espera de un día de estos pasar por quirófano, que me tendrá de parón un tiempecito con el consiguiente empezamos casi de cero...estamos como estamos.


Entretanto hago lo posible por mantenerme (si es que hay algo que mantener), sigo con la resina, aunque he tenido que bajar el ritmo por que el codo vuelve a doler, trato de salir a correr al menos un día a la semana, me he propuesto mantener la regularidad y no dejar la bici hasta el próximo verano. En esto último me he puesto las pilas para cuajarlo por que llevo desde el 2005 con este propósito pero sin cumplirlo...Por lo menos puedo decir que estoy bien...aunque no escale (o lo me lo tome de otra manera).



Lo que es evidente es que esta situación ha provocado este parón en el blog, que talvez haya extrañado a alguien.

05 agosto 2008

Mutant World al Pic del Martell

Se acercan las vacaciones y al contrario que la mucha gente, esto significa que las posibilidades de escalar serán prácticamente nulas. De esta manera, este mediodía me he acercado de nuevo hasta el Pic para pasar otro rato con la roca.

Hoy le ha tocado a la Mutant World, ya que a las horas intempestivas que voy, es una de las que tiene sombra en gran parte de su recorrido.

Se trata de otra de las clásicas (y por consiguiente sobada), de esta pared. Poca dificultad y una línea elegante. La encontramos semiequipada con parabolts (10 o 12 cintas), y podemos completar el equipamiento "con lo que llevemos", ya que ofrece muchas posibilidades.

He escalado la vía en dos largos, uno de unos 55m, y otro de unos 50m aproximadamente. Después de estos, queda una trepada fácil de unos 40 metros hasta arriba. Es rápida de hacer, aproximadamente una hora y media.

Atención al posible rozamiento de cuerdas si se empalman largos.

El pie de vía se localiza facilmente (nombre pintado al inicio), ya que tenemos encima unos techos característicos, y la vía recorre el espolón marcado que delimita por la derecha la parte izquierda del Pic.


L1 (IV, IV+) + L2 (III, IV) Se inicia por placa, visible el primer parabolt a unos 4 metros. Una vez que llegamos vamos por terreno evidente nos lleva hasta lo alto del pedestal. Es un largo fácil y disfrutón. En la R1 hay dos instalaciones, la más nueva debe ser dela Cetau supongo. El siguiente largo yo lo he hecho recto arriba (por la placa), en dirección a la repisa donde está ubicada la R2, no se si es por aquí, o va más por el espolón. No he encontrado nada, pero es muy fácil y se puede proteger al gusto.


El segundo largo (y la estética placa del tercero arriba)



L3 (V, IV+) + L4 (IV+, V, IV) Salimos a buscar el espolón y enseguida a la derecha nos colcamos de lleno en la placa característica con buen ambiente. Encontramos un par de pasos bastante sobados protegidos con un parabolt, el resto de la placa es más fácil. Hay otro parabolt más, y un árbol (también se puede poner lo que queramos). Cuando llegamos al final, terminamos de subir hasta la repisa y encontramos la r3. De aquí salimos con pasos verticales y fáciles que nos conducen hasta una fisura protegida con un parabolt. Aquí disfrutamos de unos pasos bonitos y verticales. Una vez superado, acaban las dificultades y unos metros más arriba encontramos la r4.


Desde aquí, se van escalando pequeños resaltes fáciles hasta llegar al lapiaz, y de aquí al coche.

Una pequeña batalla contra el calor, y como siempre contra el reloj. Mañana más...o no

30 julio 2008

Reserva al Pic del Martell

Como estoy retomando la costumbre de "comer roca" los miércoles, hoy como el anterior, he vuelto al Pic del Martell, pero lo curioso es que todavía he encontrado a otro zumbao que se ha apuntado a la barbacoa.

No vaya a pensar nadie que es que estoy entrenando para irme de vacaciones a escalar a algún remoto y tórrido lugar, simplemente es una mezcla entre muchas ganas y masoquismo.



La escogida de hoy ha sido la Reserva, una vía que tiene su hueco en el libro de Soldevila de las 100 mejores de Catalunya. Desde luego, aunque mi escaso bagaje, y lo poco que escalo fuera de las cercanías no me permiten una opinión fundada, me parece que es una vía muy bonita, y de las mejores del Pic. Una lástima que cada día está más sobada, es el precio de la fama.

Hemos escalado en tres largos, empalmando tercero y cuarto, y hoy hemos entrado por la Dire Straits.
Hemos usado unas 10 cintas, semáforo de alien, y camalot 0.75, 1, y 2 (el 2 es prescindible)

El primer largo (por la Dire Straits), va a buscar la placa, enlazando tramos verticales y con muy buena presa. Hemos ido directamente a la reunión de la Reserva (están a 2 metros).Está equipado con parabolts. IV+ 30m.




El segundo largo inicia por un espolón a nuestra izquierda, para entrar en un diedro barrado por un techo. Escalamos alternando placa y diedro con pasos muy bonitos y buena presa. El techo se puede superar por los dos lados. Nosotros hemos pasado por la izquierda, pasando junto a una R (que no hay que montar), que dejamos a la izquierda, y sorteando ahora el segundo techito que tenemos encima por la derecha.
A partir de aquí salimos por un espolón primero, y placa después para llegar enseguida a la 2ª reunión. V, V+ 30m. Encontramos algún clavo, parabolts y hasta un taco de madera.



En el tercer largo salimos a buscar un parabolt que se ve a lo lejos sobre un espolón. Hay unos metros, que aunque fáciles mejor proteger. Una vez llegados al espolón escalamos hasta una placa tumbadilla en la que hay un puente de roca, y que termina bajo un corto tramo ligeramente desplomado y con fisura, que está bien protegido (puente de roca, parabolt y buril), el paso no es difícil pero está sobadillo. Una vez superado, unos metros más arriba y un poco a la izquierda, está la tercera reunión, que nosotros nos hemos saltado, y hemos seguido hasta la cuarta. Este último tramo es bástante fácil y herboso. Tiene un pasito en una placa ya casi llegando a la reunión que está protegido con un parabolt. IV, IV+, V+, IV, III, IV 50m.


En algo menos de hora y media estaba hecha...hoy no he llegado tarde ;-)


28 julio 2008

The Mama´s & the papa´s


Este sábado hemos realizado una visita en versión rápida a este sector cercano al Clot de la Mónica. (reseñas en http://www.onaclimb.com/).

Quedamos para tomar café en el Bruc y resulta que somos una buena colla (Ada, Pokol, Mr.K., Gatta, Blai, y Pekas), además compartimos mesa y tertulia con Pere y Thais, que se van a escalar a un sector con más sombra, eso si caminando más que nosotros.

La nuestra es una aproximación corta en la que Ada se lleva el primer punto rojo del día al encadenarla en muletatracción.
Nos colocamos en la zona B, y hacemos las vías que se puede mientras el sol lo permite. En conjunto buena roca, equipamiento en buenas condiciones y vias que no están mal.
Una vez que se acaba la sombra, pasamos al cercano sector de Vinya Nova, donde resguardados del sol y a la espera de más sombra en la roca, entre conversaciones y risas, se comparten frutas, bocatas, y otras "guarrerías sanas" (o algo así).
Mi tiempo se acaba, así que me retiro contento y agradecido por el buen rato pasado, que ha contribuido a humanizar (aún mas), blogs ya conocidos, y también a descubrir alguno nuevo, en el que seguro también pasaré buenos ratos leyendo.
Viejos amigos, nuevos amigos...avinagraos todos...un placer.

The Avinagrao's


Cazador cazado....





Blai en Iroquesos+ 6a-

Blai en Nyam Nyam 6b


(arriba y abajo) Pekas en Iroquesos+ 6a-






23 julio 2008

Respirando...

Estoy sentado en mi puesto de trabajo mirando la calle por la ventana. Las copas de los árboles se mecen empujadas por una brisa que se ha llevado todas las nubes que a primera hora cubrían el cielo. Fuera debe hacer bastante calor pero aquí, aunque la temperatura es agradable gracias al aire acondicionado, me siento asfixiado esta mañana. En mi cabeza no deja de sonar el estribillo de una canción de Medina Azahara....Necesito respirar.

Como un poco de fruta antes que llegue la hora del descanso del mediodía, y cuando llega ese momento subo al coche sin perder tiempo.

Me han fastidiado un poco desde que han bajado el límite de velocidad a 80, más tiempo invertido en el desplazamiento, menos tiempo para escalar...¡siempre luchando contra el tiempo!

Llego al parking habitualmente desierto en días laborables. Al bajar del coche tomo conciencia del calor que hace. Al menos sopla un poco de marinada que lo hace más llevadero.

Me cambio de ropa, preparo la mochila con el material necesario, lleno una botella de agua, y pongo unas reseñas en el bolsillo lateral de la mochila.

Sólo haciendo esto, casi estoy sudando, pero aún así, tengo ganas de cargarme la mochila a la espalda y encarar la subida que lleva a pie de pared.
Llego a pie de via y da comienzo el ritual de preparar todo el tinglado y colocar el material.


Aunque algo caliente, almenos ahora puedo a sentir como entra el aire por mi nariz.

Primeros movimientos, el tacto de la roca no es el mejor para escalar, pero da igual, produce un efecto tranquilizante que me hace olvidar el reloj. Pasados los primeros metros bastante fáciles, poco a poco me voy sumergiendo en un estado en el que todos los sentidos se concentran en el instante actual, en nada más.... intuir el recorrido, controlar como queda la cuerda, proteger, leer la roca, ejecutar el siguiente movimiento...

El largo se pone vertical y con pasos más finos. Ahora todo fluye de manera instintiva, pero consciente.


Llego a la reunión. Montar, fijar cuerda, rapelar, fraccionar para evitar filos, desmontar R, cargar el resto de material, volver a subir desmontando, otra vez arriba, preparar cuerda, material y a por otro largo, terminas y vuelves a empezar como si se tratase de un tantra gracias al cual vuelvo a sentir como cada inspiración llena mis pulmones de aire...de vida.

La vía termina, ordeno el material y lo guardo en la mochila. Paseo la mirada relajada al horizonte, y recorro esa fascinante línea que separa el cielo del mar. Acto seguido emprendo el regreso al coche y miro la hora. Aprieto el paso...¡otra vez llegaré tarde al trabajo!