10 diciembre 2007

Matinal en Agulles

Este sábado después de recoger a Andrea decidimos ir a dar una vuelta por Agulles.

Llevamos material y alguna idea de que hacer si nos da tiempo.
Ya en el parking vemos que la cosa puede estar apretada, cuesta encontrar un sitio para dejar el coche (son las 11:00). Preparamos las cosillas y nos ponemos en marcha.
No tardamos en encontrar una cara conocida y charlamos mientras caminamos juntos hasta el coll de Guirlo. Cuando nos despedimos, Andrea y yo seguimos nuestro camino.
Ya desde abajo observamos como una de las opciones que llevamos en el bolsillo, la Normal de la Portella Petita, está "ocupada", que es algo que ya imaginábamos. Subimos el gélido último tramo de la canal entre las portellas, llegamos al collado, y nos dirigimos hasta el pie de la Portella Petita.
Esperamos unos minutos para ver el plan que tiene la gente que hay y como que nos parece que están muy apalancados así que resolvemos seguir hacia arriba.

Vemos gente rapelando en la Pelada y nos acercamos. Se que tiene también una Normal muy fácil así que nos acercamos hasta su inicio. Veo que hay espits...de lujo, nos ponemos aquí.

La vía son unos 20 metros que buscan el terreno más asequible. Los pasos más "difíciles" (III+) están en los 2-3 primeros metros hasta llegar al primer espit. Cuando llegamos al labio que hay justo antes de culminar la aguja, y aunque se puede seguir hasta la cima, encontramos una reunión de 2 espits, que me viene de perlas para mantener contacto visual con Andrea, que sube como una auténtica campeona. Nos unimos en la cómoda R , y hago los dos pasos necesarios para superar el labio que nos deja en la cima. Aquí encontramos una R de parabolts que es la instalación de rapel. Aseguro a Andrea y en un instante estamos los dos en la cima.

El rapel se realiza hacia el collado que queda entre Las Savinas y la Pelada (donde hace un frío que pela :-p), desde aquí desgrimpamos los últimos metros de las Savinas y estamos de nuevo en el camino. Recogemos contentos y bajamos pitando hacia el coche, ya que nos están esperando para comer.



En la foto una reseña aproximada de la vía. Está reequipada (o retroequipada, no lo se) con espits (hay 3), y la reunión en la repisa justo antes de la cima que es muy cómoda y ayuda a no perder el contacto visual.

03 diciembre 2007

Mejor bien acompañado

Este sábado tocaba salir pero a última hora me encontré compuesto pero sin nadie al otro lado de la cuerda, de manera que decidí salir solo ya que ultimamente no he podido escalar mucho(...bueno sinceramente he apenas he escalado desde antes del verano), y por lo menos no dejaba escapar la ocasión.
La idea era algo en el Tossal de Mullapans, y para allí que me fui, pero el cambio de planes me hizo variar los objetivos y me decanté por algo más sencillo.

Cuando dejé el coche todavía hacía frío, pero sabía que se me iba a pasar pronto, así que seguí mi camino a pie mientras que el sol hacía acto de presencia disipando la tenue neblina y haciendo que la temperatura se tornase más agradable.


Como iba un poco cargado y el solecito me dio buen rollete para escalar un poco en libre, me paré en la primera de las dos que llevaba en mente, la SAMI.

Separé todo lo que no necesitaba y me puse al tajo. Aproximadamente a la mitad del largo, se empezó a oir el característico tintineo del material colgado del arnés al caminar y segundos mas tarde aparecieron dos personas. Cuando me giré pude reconocer a Lu, y me comentan que quieren hacer la Orgullós Oglala, pero que su intención es ordenar y poner en práctica lo que han visto el fin de semana anterior en Vilanova. Les propongo unirme a sus prácticas (ya que no me apetece demasiado escalar solo, además de que a mi tampoco me viene nada mal) y me bajo para reunirme con ellas. Su acompañante resulta ser Raquel, que ya nos cuenta perfectamente lo acontecido en la entrada de su blog.

Estuvimos haciendo el primer largo de la Orgullós Oglala y desde luego no puedo más que felicitarlas. No tuve ocasión de ver a Lu en acción, ya que me fui justo cuando empezaba, pero por lo que cuenta Raquel, también muy bien, ¡que nivel!
Comento dos detalles que me ocurrieron en mi turno, uno es de los que te dicen mil veces, y lo lees otras mil, pero a veces en el momento sólo piensas en lo poco que te gusta la pieza que tienes por debajo. Cuando un pitón ya vemos que entra y queda bien, es mejor ahorrarse los últimos mazazos a muerte si luego queremos que salga sin excesivas complicaciones. No es la primera vez que me ocurre, y posiblemente tampoco la última, pero a ver si escribiéndolo aquí adquiero mayor conciencia.

A la otra le di solución en cuanto llegué a casa poniendo un mosquetón de seguridad en la maza. Bueno escribo que di solución, pero la solución será cerrar el seguro cuando la use, claro.
El caso es que en una de esas en que dejas ir la maza para abajo, supongo que se regiró el mosquetón y se salió del anillo portamaterial, volando hasta el suelo, con el correspondiente susto estando Lu y Raquel abajo...que mal me supo. A parte del daño que puedas hacer a alguien por debajo tuyo, está la situación comprometida en la que te puedes encontrar según como.







Lu, lo siento, no tengo ninguna foto de "tu turno", si me pasáis alguna la pongo ;-)