14 noviembre 2006

¿Nos puede la motivación?

En los últimos días las lesiones de algunos de mis compañeros habituales de escalada hacen que me plantee el "entrenamiento" en el plafón con cierto recelo.


Lesiones hay de muchos tipos y yo por supuesto que no estoy capacitado para describir ni los tipos ni los motivos, pero lo que si veo es que a veces recibimos señales, en forma de molestias, cansancio, etc...
Es evidente que un entrenamiento planificado no va a evitar que nos lesionemos. Un entrenamiento se supone (digo se supone porque nunca he entrenado), que nos ayuda a alcanzar un objetivo determinado.
Entrenamiento es una palabra que habitualmente utilizamos, aunque es bien cierto que al menos en mi caso, no se ciñe a la realidad (yo lo que hago es un poco de bulder sin ton ni son). Es este, posiblemente, uno de los motivos que acrecentan mi temor a lesionarme en el plafón a la vista de los últimos días.
No tener una planificación, no saber exactamente que es lo que estoy haciendo, no creo que sea demasiado bueno, pero el plafón es uno de esos lugares donde se aprieta a muerte, y donde se prueba lo imposible. Sólo mis sensaciones, sólo el como me encuentro me da alguna referencia de cómo estoy, ¿debería ser suficiente?...en principio parece que si.
Escuchar y hacer caso a nuestro cuerpo parece ser un buen método para evitar algunas lesiones que suelen avisar pero, ¿que pasa con la motivación?
Cuando estamos motivados, en la mayoría de ocasiones, volvemos a probar ese bloque, o a la serie que te falta, o a darle otro pegue a la vía que estamos probando, aunque nos duela un dedo, o el codo, o el hombro que te ha crujido hace un momento. Estamos fanáticos y no nos paramos a pensar que el cuerpo se está quejando y que puede que si seguimos la cosa termine peor.

¿Racionalizar la motivación?, que difícil ¿no? Supongo que si somos capaces de controlar ese deseo, esa necesidad, tenemos más posibilidades de evitar algunas lesiones.






7 comentarios:

  1. Bonito el roco de la foto. ¿Cual es?

    ResponderEliminar
  2. Eso iba a preguntar yo tambien, je,je,je... nos mata la ansia :P

    ResponderEliminar
  3. Uy! si yo lo que quería era comentar tu post, pero K me ha distraido...je,je,je

    Yo hace dos meses que me he propuesto seguir un entrenamiento planificado y una de las partes más duras es dejar de lado todo lo que no forme parte de él. O sea que se han acabado los bloques entre amigos en el plafón, y muchas veces mientras yo hago series y series me dan una envidia, allí todos probando y probando un paso imposible... pero bueno, al final parece que he conseguido aprender que la base de toda superación es (o debería ser) el sacrificio (en este caso de los pasos de bloque que me divierten mucho más que las series). Con los dolores pasa lo mismo, al mínimo síntoma hay que dejarlo estar y tomarse un descanso, a veces es mejor volver a la barra de dominadas que acabar de rebentarse un dedo dolorido en el campus...

    Por cierto, has podido descubrir les Roques del Caçador?

    ;)

    ResponderEliminar
  4. je je...que cotillas xDDDDD
    "la cueva" de la foto es de un amigo, la ha inaugurado recientemente y está en el Baix Llobregat. (supongo que no necesitáis más pistas :-)))))

    Mohawk, me interesa eso del entrenamiento planificado, ¿te lo has preparado tú? ¿controlas de eso?
    Respecto a les roques del caçador, aún no he podido subir :-(

    salu2

    ResponderEliminar
  5. Eso mismo les iba a decir...

    COTILLAS...!!!!!! ;-))))))))))

    Aqui uno de los "lesionados"...
    ;-)))

    Creo que también hemos de diferenciar lesiones y "lesiones"...
    Recuerdo hace tiempo que un dolor en un dedo ... que se iba acentuando en algunas ocasiones...me iba avisando de que tuviera cuidado... deje de escalar y de apretar... y nunca más se supo... en el caso del biceps... no hubo aviso...no hubo dolor previo... se rompió en un movimiento mal ejecutado... :-)))

    La motivación nos puede conducir al "éxito" o al fracaso... lo que si tengo claro...es que al menor sintoma de dolor o molestia...es que el cuerpo me está avisando de alguna cosa... debemos de escucharle...
    Luego está el factor mala suerte... (que creo que es lo que me sucedió a mi... ) Se me rompió el tendón escalando...cómo se me podia haber roto al cargar con una caja de naranjas ... No digo que el deterioro del mismo viniera provocado por toda la caña que este brazo ha recibido... pero no avisó...se rompió..hizo crak...

    Lo que si importa es escuchar al cuerpo... darle espacio a los reposos y descansos... y no perder la motivación..(ni el entusiasmo..)

    ResponderEliminar
  6. Jo al igual que el Mohawk he deixat d'anar al bulder a fer "l'acte social" i provar passos de bloc amb els colegues, per posar-me en serio a entrenar...

    segueixo uns esquemes d'entrenament planificat que em va enviar l'Andreu Ortega (un dels equipadors de la Font Soleia) de Terrassa. Els hi va passar un company i ve a ser el mega-resum del llibre del macià. Si t'interessa deixa'm un mail a pere.cuyas@gmail.com i te l'envio! ;)

    ResponderEliminar
  7. Bueno Flx, no es que domine mucho, pero con los años vas aprendiendo lo que más le funciona a tu cuerpo, ya sea a nivel de evitar lesiones y a nivel de mejoras. También cada año intento leerme algun libro de entrenamiento, pero muchas veces dice exactamente lo mismo que otros. Siempre me sorprendre Eric Hörst, una especia de Macià del otro lado del charco, tiene libros muy buenos. El entrenamiento que hago actualmente está inspirado en su último libro, publicado por Desnivel, digámos que siempre está a la última en tema ejercicios y rocódromo. Te recomiendo una lectura profunda, je,je,je...

    Suerte!!

    ResponderEliminar

¿como lo ves?