31 diciembre 2006

Primera repetición de la A.T.

Sábado 30 de diciembre de 2006


Mohawk y Gatsaule nos hacen un regalito con la primera repetición de la vía.

Muchas gracias y felicidades, os debo unas...



Aquí tenéis las piadas de Gatsaule y Mohawk. Gracias por los comentarios, y tomo nota para hacer las modificaciones oportunas.

19 diciembre 2006

Arqueología Transmediterránea (reseña)


Pues nada, ¡aquí está a la criatura!

De momento aquí tenemos la reseña para hacerla saliendo desde el puerto de Garraf, (que aunque suelo decir que es N-S, sería más correcto decir E-W), próximamente reseñaremos el sentido inverso que como bien imagináis es prácticamente igual, aunque matizaremos bien las diferencias ;-)

Remarcar que nosotros reseñamos esto como una vía, como un recorrido que proponemos, pero somos plenamente conscientes de que en el acantilado se ha escalado mucho, de que se ha reseñado muy poco, y de que es posible que alguien haya escalado algo muy similar, tal vez, y aunque bastante difícil, hasta el recorrido idéntico.
Por muchos lugares se encuentran restos del paso de escaladores (cordinos, clavos, buriles, etc), aunque como es lógico, lo que hacemos es cruzar líneas ascendentes.
Tan sólo un largo, el séptimo, podría ser que realmente hayamos abierto entero, o cuanto menos no hemos encontrado restos o indicios que denoten una escalada anterior. En el resto de largos, creo que siempre en algún punto hemos encontrado "algo", aunque sea evidente que ese algo corresponde a una línea ascendente.
Nuestra idea ha sido desde el principio "dibujar" un camino lógico, reversible (escalable en ambos sentidos), y fácil que sea un bonito recorrido por el acantilado, que sea un acceso a las vías ascendentes que hay y a las que podría haber, y también facilitar el escape en caso de retirada de alguna de ellas. Todo esto tiene relación con un trabajo de ubicación de vías según reseñas que hemos ido consiguiendo.
La roca en la Falconera no es de una gran calidad, ni constantemente vertical, ni limpia. Hay que comprobar siempre lo que se coge, hay muchos sitios para proteger, pero no siempre son buenos. Hay que tener en cuenta que hay muchas repisas y salientes, abundante vegetación y por consiguiente tierra en algunos sitios...todo esto no quita la belleza del entorno y la calidad y estética del conjunto.
Por último no puedo dejar de recordar, (y aunque ya lo sepáis, me perdonáis por decirlo), que vais a escalar muchos metros en travesía y protegiendo vosotros. Que a diferencia con la escalada en vertical, y para salvaguardar la integridad del segundo, conviene colocar protecciones también después de un paso chungo, y que la escalada de segundo es tan comprometida como la de primero. No es recomendable "llevar" a alguien que no está a la altura para "ir tirando de él".

Para iniciar la vía debemos llegar hasta el pueblo de Garraf, una vez entramos en el pueblo, pasado el túnel que va por debajo de la carretera, debemos seguir todo recto, hasta pasar otro túnel tras el cual ya veremos el puerto deportivo. Seguimos recto y enseguida veremos una explanada de tierra que será nuestro parking.


Desde aquí se ve perfectamente el acantilado, cruzamos por encima de una especie de acequia y caminamos por un sendero que se dirige hacia el inicio del acantilado.

Una vez arriba, tenemos que salir por un senderito a la derecha hasta encontrar un camino marcado, que tomaremos a la izquierda en dirección Pas de la Mala Dona. Llegados al avenç que hay vallado y desgraciadamente lleno de basura, tomaremos el camino que sale a la derecha y que va a buscar un camino cementado de marcada pendiente. Cuando llegamos abajo debemos seguir el camino que cruza toda la cantera (ahora aparcamiento), yendo a la expladana que queda más abajo, donde encontraremos un túnel que pasando bajo la vía del tren nos situa en el lugar donde tenemos aparcado el coche.

Material:
La vía se puede hacer tranquilamente con un juego de friends (incluidos micros), 10 cintas de largas a muuuy largas, y una chapa recuperable si queréis para la parte superior.

Las reuniones las encontraremos equipadas (mínimo un parabolt y un clavo).




Largo1: 20m IV


Este largo, junto al segundo, son parte de una "entrada genérica" (SAME) al acantilado. Iniciamos el largo en una corta diagonal descendente para ir a chapar un químico. Franqueamos un poco a la izquierda y remontamos un espolón sobre el que encontramos otro químico. Desde aquí y por terreno fácil pasamos por una bauma, chapamos un oxidado spit sikado, y por una placa con buenas presas franqueamos hasta una gran repisa donde encontramos la R1.

Largo2: 20m IV


Salimos hacia la izquierda bajando a una placa tumbada que cruzamos, pasamos una canal herbosa y encontramos un buen puente de roca enhebrado. Unos pasitos más de travesía nos colocan sobre otra buena repisa en la que está la R2.
Se pueden empalmar los largos 1 y 2

Largo3: 40m IV


Este largo tiene un recorrido tortuoso y requiere la colocación de cintas muy largas para que las Cuerdas no nos impidan continuar por el rozamiento. Tenemos que cruzar la canal que tenemos a nuestra izquierda. Franqueamos por un espolón con muy buena presa. Encontramos una fisura y a continuación un espolón triangular que debemos recorrer lateralmente. Posteriormente, haremos unos metros por roca delicada y nos subimos a otro espolón.
A partir de aquí encontramos un terreno fácil por pequeñas terrazas, que seguiremos hasta una repisa que nos queda enfrente, en la que hay un clavo. En esta repisa se puede montar una R intermedia si las cuerdas rozan demasiado. Saldremos en horizontal (no hay que subir), por encima de unas matas a una placa con buena presa, veremos un bloque (hay que tener cuidado), por el que tenemos que franquear. Veremos un viejo buril sobre nuestra cabeza, pero nosotros, una vez pasado el bloque bajamos un poco hasta una repisita en la que encontraremos un parabolt con anilla. Destrepamos la canal que tenemos a nuestros pies unos 3 o 4 metros y franqueamos a la izquierda por una placa, enseguida encontramos la R3 en una cueva. El parabolt con anilla es para que la bajada del 2º pueda ser protegida, pasando éste una de sus cuerdas por la anilla cuando quite la cinta, y destrepando de esta manera sin jugarse una mala caida.

Largo4: 45m IV

Iniciamos por terreno muy fácil sobre terrazas de tierra en dirección a un espolón que tenemos frente a nosotros. Lo mejor es superarlo por el propio espolón (nada más empezar encontramos un puente de roca), para después ir un poco a la derecha y acabar entrando entre un bloque y la pared. En ese punto encontramos un puente de roca y un parabolt con anilla(podemos montar una R intermedia si queremos). Seguiremos en horizontal escalando justo sobre la linea de vegetación por roca con buena presa aunque un poco rota. Pasaremos bajo un Margalló, y ascendemos por una rampita que poco después se convierte en una canal más vertical, enseguida vemos a mano izquierda una gran y cómoda repisa a la que subiremos, es "el jardín", (donde encontraremos un pitón no marcado en la reseña), la recorremos caminando hasta el final, donde un gran margalló nos cierra un poco el paso. Un bonito y atlético paso, tan sólo deslucido por la vegetación (cuidado con pincharse), nos situa de nuevo en la vertical, nos quedan unos metros de travesía protegidos por un clavo, para llegar hasta la R4.

Largo5: 20m IV+ / V-

Nos descolgamos por la pared hasta llegar casi a la altura de un parabolt, donde con muy buena presa empezamos a escalar en diagonal descendente. Un bonito y aéreo paso nos situa sobre un espolón donde encontramos un clavo. Sólo nos queda bajar, escalando, o por la terraza inclinada hasta la repisa de tierra donde junto a un gran margalló encontramos la R5.

Largo6: 45m V+

Salimos en horizontal y buscamos el camino hacia abajo por la parte de la placa que está despejada de vegetación, para ir a pasar justo por debajo de un margalló (el destrepe tiene su gracia, ojo el 2º), encontramos una canal que con unos pasitos aéreos cruzamos por un lugar que parece que hayan hecho a propósito, con unas presas para los pies que parecen escalones. Continuamos unos metros por terreno muy fácil de repisas y entramos en terreno vertical, en el que más o menos manteniento la horizontal, vamos encontrando el camino por buena roca, y con elegantes pasos aéreos que exigen más esfuerzo del realizado hasta el momento. Encontramos un puente de roca enhebrado con una vieja cinta que nos sirve de referencia, un metro después encontramos otro que podemos enhebrar sin problemas, y que nos permite reposar tranquilamente. Bajamos un poquito para cruzar bajo un pequeño techito con una fisura invertida, con buena presa (no siempre visible), y unos bellos movimientos, pasamos al siguente espolón, por el que subimos. Un par de movimientos más y el terreno pierde verticalidad al mismo tiempo que la roca se vuelve delicada, nos vamos hacia la izquierda, donde enseguida encontramos la R6 en una cueva.

Largo7: 20m V

Nos dirigimos hacia una vieja R de buriles que vemos en una placa, unos metros a nuestra izquierda, con unos movimientos divertidos nada más salir para cruzar un diedro. Además de los buriles, encontramos un clavo y un bong. Una vez a la altura de esta R (creemos que de la Kontiki), salimos hacia arriba en dirección a un gran bloque, que es nuestro próximo destino. Cuando estamos por debajo de éste, nos metemos en una canal que con roca muy delicada (cuidado), asciende por la derecha, hasta que salimos de ella justo unos metros a la derecha del gran bloque, al que no dirigimos para montar la R7.

Este es el final de la Arqueología Transmediterránea. Nuestra ubicación corresponde a la R1 (antigua R2), de la clásica por excelencia, la Chani (también conocida como del Espolón, o Barceloneta). Desde aquí proponemos una salida de 3 largos que nos parecen bonitos, y que mantienen la tónica de la A.T., terminando en lo alto de la Falconera.

Largo8: 40m V-

Este largo está reseñado en algunos sitios como L2 de la Chani, aunque no se corresponde con el recorrido "original" de esta vía. Salimos de la R por un espolón vertical, siguiendo unos spits que nos chivan el camino, ascendemos hasta situarnos bajo un imponente desplome. Seguimos por una placa tumbada que sale a la derecha, encontramos un viejo buril sin chapa, y luego otro buril más. superada la placa, caminamos sobre una repisa hasta llegar a un gran bloque que nos cierra el paso, nos subimos encima y bajamos a una canal por la que ascendemos por terreno muy fácil, hasta terminarla. Justo en la salida, a la izquierda, encontramos una R de spits con cadena para rapelar, que nos sirve para montar la R8.

Largo9: 35m V

Desde la R anterior, y con cuidado, podemos subir andando hasta una repisa unos metros por encima nuestro, en la que hay una carrasca. Podemos asegurar desde la misma repisa (hay un buril sin chapa), que para mi es lo mejor, o bien subir a otra respisa un poco más arriba en la que hay una reunión con 2 buriles. Dos buriles más por encima nos marcan el inicio del largo, con bonitos movimientos, pero con presa que pincha mucho. Una vez chapados los buriles, nos vamos hacia arriba buscando el camino más lógico por el diedro que hay en la parte derecha del desplome que tenemos encima. Encontramos alguna sucesión de bonitos movimientos de fisura y diedro. Un par de clavos nos indican el inconfundible camino, aunque no es imprescindible hacer uso de ellos, ya que se puede proteger sin problemas. Cuando el terreno pierde verticalidad pasa a ser una canal fácil que nos conducirá a una inmensa repisa donde encontramos la R9.

Largo10: 15m IV

Este largo no estamos totalmente seguros de si se corresponde con la Chani original. Subimos recto por la placa que tenemos sobre nosotros (hay un par de oxidados buriles), por terreno fácil y en unos pocos metros nos encontramos en otra terraza en la que hacemos la R10, desde aquí nos resta un pequeño y fácil resalte de 3 metros y estamos arriba.

Matinal en la Placa dels 4 Vents

sábado 16 de diciembre de 2006


Este sábado había quedado inicialmente con k. y Marta para ir a escalar un rato a Can Jorba, pero una indisposición de última hora hace que me quede sin disfrutar de su compañía .


Decido ir a pasar el rato a la Placa dels 4 Vents, que es uno de esos rinconcitos de los que guardo agradables recuerdos de mi adolescencia.


Mi intención era escalar alguna de sus líneas desde abajo, (siempre que he ido, he escalado en top rope), concretamente las dos fisuras que se ven en la foto, la que queda justo a mi izquierda, y el diedro de la derecha.


De camino hacia la placa, justo en el parking del Pic del Martell observo una cara conocida y paro saludar. Es Jose, que me invita a unirme a su cordada para escalar una interesante combinación de vías, muy a pesar mío declino la invitación ya que mi intención es estar en casa a comer. La verdad es que salgo un poco por cabezonería, ya que después del gripazo que acabo de pasar no tengo el cuerpo para mucha fiesta, pero necesito hacer algo...aunque sólo sea un poquito.


Seguimos cada uno nuestro camino y en un plis estoy caminando hacia la placa. La aproximación es corta y por buen camino, decenas de perros me dan los buenos días.


A juzgar por como está el suelo, ha estado lloviendo esta madrugada o primerísima hora de la mañana, está todo mojado.


Llego cuando en el horizonte, los primeros rayos de sol superan las nubes que seguramente están descargando sobre el mar. Está todo chorreando. Observo los cambios en el equipamiento desde la última vez que había estado...
Arriba está todo igual (practicamente todos los descuelgues tienen al menos un parabolt), pero en la placa las cosas han cambiado, la vía más fácil está ahora deportivamente equipada con relucientes parabolts M10. Observo también que están enebrados algún puente de roca, y algunos clavos antiguos.
Se ve que han limpiado de maleza algunos trozos de roca, y como no va a ser todo tan bonito...también se ve abajo, en el pie de la pared, el envase de una xibeca que alguien ha olvidado allí :-(
Ya veo que me voy a quedar con las ganas de escalar las dos fisuras, ya que la pared se va secando justamente desde la otra punta hacia ellas, quedando totalmente en sombra. Antes de que yo me tenga que ir no ha llegado a secar allí ni de broma.

Monto la R, y rapelo. Tal y como está todo de mojado, decido que lo mejor va a ser hacer la recién equipada vía (¿o es retroequipada? ¿o reequipada?...la verdad es que no recuerdo. Algún buril puede que hubiese, pero no tantos).

La he escalado varias veces y se que no tiene complicaciones, salvo el hecho de que aquí se escala bastante de pies (como en todos los sitios) y la pared está mojada.

Una vez abajo, monto una R con 3 friends, y voy colocando la cuerda en la mochila con la calma, dejando tiempo para que la roca esté lo menos mojada posible.

Empiezo a escalar justo cuando los primeros rayos acarician el pie de vía. La escalada, aún siendo fácil (debe ser V), resulta curiosa con la roca en estas condiciones. No obstante, un parabolt cada 2 metros hace que la tranquilidad reine aún con la amenaza de un resbalón en cualquier momento.

Una vez arriba, me siento un rato a esperar, ya que poco a poco va secando. Para cuando el asunto empieza a estar un poco bien, me doy cuenta de que ya no tengo nada que hacer, mi tiempo se ha terminado, así que me dispongo a bajar para recoger el material y desmonto el chiringuito.

Mientras voy recogiendo llega más gente, ellos tendrán mejor suerte, ahora está la roca prácticamente seca.




04 diciembre 2006

Al fin la primera integral


domingo 3 de diciembre de 2006



Tras una tentativa realizada el sábado, tal y como teníamos previsto, todo quedó en un madrugón y un considerable enfriamiento que cuanto menos ayúdo a que pillase un resfriado de competi.


Había caido una buena tormenta, la roca de mojada a muy mojada, y un cielo que no dejaba ver claro lo que iba a pasar, permaneciendo la amenaza de lluvía, y casi con la total seguridad de que el sol no nos iba a ir secando la pared (por lo menos con la rapidez que deseábamos). Con ese panorama decidimos irnos a casa, esperando que el domingo las condiciones fuesen más favorables para intentarlo.
Al día siguiente a la misma hora estábamos allí, las condiciones eran mucho mejores, y aunque la pared seguía mojada en algunos puntos, nada que ver con el día anterior.
Había llegado el día de disfrutar de nuestro "paseo", siete horas y media, que no es poco, ¡somos unos lentos!, ya lo se, pero eso es lo que tardamos en realizar los 7 largos de la A.T, más 3 largos hacia arriba (combinando largos de otras vías), para terminar en la parte más alta del acantilado. Un recorrido de unos 300 metros con un grado máximo obligado de V+.


Ya sabemos que la pared está super trillada, que reseñamos como una apertura, aunque prácticamente por todos los lugares ha pasado alguna vez alguien escalando, que mucha gente que hemos preguntado o comentado sobre el penya segat nos ha dicho que habían "abierto" o escalado alguna vez aunque no se haya reseñado...en resúmen que no ha sido una actividad pionera, aunque para nosotros ha representado y representa mucho.
Ahora, a mi particularmente, me da mucha verguenza y respeto el publicar una reseña, pero en breve lo haré. Será para hacerla en sentido N-S (tal y como la escalamos el domingo), para escalarla en sentido contrario, nos falta proteger un pequeño descuelgue en un largo, tan pronto como lo tengamos, haremos también la reseña para escalarla en ese sentido.



Ahora os dejo ahora con algunas fotos del domingo...


De paseo por el tercer largo (observad la longitud de las cintas)

Vista de la R2 escalando el tercer largo




Dirk en el espolón del cuarto largo




Dirk en el sexto largo (una de las joyas)

Desde la R6, un helicóptero sobrevolando el penya segat

El séptimo largo, también muy bonito excepto la entrada a la R (que puede que cambiemos)

El noveno largo que corresponde a una variante de la Chani...es muy bonito

El décimo largo, último de la Chani, y nuestro último largo

Llegando a la R10....por fin

Aquí una panorámica de nuestras vistas a primera hora de la mañana

01 diciembre 2006

¡Que nervios!


Por motivos laborales, llevo unos días sin respiro. Un no respirar que por supuesto echó por tierra nuestros planes de salir a escalar el último sábado que "tuvimos libre", y algún otro "rato" que habíamos planeado entre semana...en fin, que cuando no se puede no se puede...
Durante esta semana, robando tiempo al tiempo, nos hemos puesto un poco las pilas rematando "flecos", con la intención de ir mañana sábado a recorrer íntegramente este camino que hemos definido.
El lunes os cuento que tal ha ido...

14 noviembre 2006

¿Nos puede la motivación?

En los últimos días las lesiones de algunos de mis compañeros habituales de escalada hacen que me plantee el "entrenamiento" en el plafón con cierto recelo.


Lesiones hay de muchos tipos y yo por supuesto que no estoy capacitado para describir ni los tipos ni los motivos, pero lo que si veo es que a veces recibimos señales, en forma de molestias, cansancio, etc...
Es evidente que un entrenamiento planificado no va a evitar que nos lesionemos. Un entrenamiento se supone (digo se supone porque nunca he entrenado), que nos ayuda a alcanzar un objetivo determinado.
Entrenamiento es una palabra que habitualmente utilizamos, aunque es bien cierto que al menos en mi caso, no se ciñe a la realidad (yo lo que hago es un poco de bulder sin ton ni son). Es este, posiblemente, uno de los motivos que acrecentan mi temor a lesionarme en el plafón a la vista de los últimos días.
No tener una planificación, no saber exactamente que es lo que estoy haciendo, no creo que sea demasiado bueno, pero el plafón es uno de esos lugares donde se aprieta a muerte, y donde se prueba lo imposible. Sólo mis sensaciones, sólo el como me encuentro me da alguna referencia de cómo estoy, ¿debería ser suficiente?...en principio parece que si.
Escuchar y hacer caso a nuestro cuerpo parece ser un buen método para evitar algunas lesiones que suelen avisar pero, ¿que pasa con la motivación?
Cuando estamos motivados, en la mayoría de ocasiones, volvemos a probar ese bloque, o a la serie que te falta, o a darle otro pegue a la vía que estamos probando, aunque nos duela un dedo, o el codo, o el hombro que te ha crujido hace un momento. Estamos fanáticos y no nos paramos a pensar que el cuerpo se está quejando y que puede que si seguimos la cosa termine peor.

¿Racionalizar la motivación?, que difícil ¿no? Supongo que si somos capaces de controlar ese deseo, esa necesidad, tenemos más posibilidades de evitar algunas lesiones.






07 noviembre 2006

A.T. afrontando una realidad

Domingo 5 de Noviembre



Estamos de nuevo en el Avenc de la Falconera, concentrados con la travesía. Nos quedan algo más de 150 metros desde aquí hasta el Pas de la mala dona. El otro día, cuando escalamos la vía la Falconera, aprovechamos para escalar unos metros en esta dirección, observando el terreno y tratando de adivinar las próximas dificultades. Tenemos una ligera idea de por donde más o menos querríamos ir, pero la experiencia nos dice que las intenciones, una vez metido en la pared, no son más que pura fantasía delante de una foto "...son sólo unas directrices", como el código de los piratas del caribe.
La fuerza de la gravedad, las caprichosas formas de la roca, y nuestra propia condición de seres humanos (representada en forma de decisión, de valor, de miedo, de instinto de supervivencia, etc...), son los que finalmente dan el visto bueno a las intenciones.


Siempre hay algo de incertidumbre en estos momentos, pero con la ilusión y decisión habitual nos ponemos manos a la obra, con la siempre remota posibilidad de escalar algo virgen, o la opción más probable, que es pasar por terreno ya escalado, esté reseñado o no.
En los primeros metros de escalada nos sorprende encontrar parabolts (eso si bien oxidados), que vienen por una línea que si no nos equivocamos corresponde a una vía abierta en 1983, y cuyo equipamiento original es de buriles y clavos.


Desconocemos si se trata de un reequipamiento, aunque parece más un retroequipamiento. Por el estado de los bolts calculamos que pueden tener como mucho unos 6-7 años. Sabemos (por que hemos estado allí), que en el inicio de la vía están sólo los seguros "originales" (cuanto menos son de esa época. Oxidados buriles, clavos, y otros hierros).
De todas maneras, el porqué están ahí, el como, o quien los puso, tampoco despierta nuestro interés con ánimo de polemizar, en todo caso como una anotación más de la historia del lugar y de sus vías.


Voy escalando de primero y mi atención se centra por completo en la roca muy fracturada y con grandes y pequeños bloques que algo separados de la pared desafían las leyes de la gravedad. Avanzo unos metros delicados y siento que no quiero continuar. Los ultimos metros escalados, donde me encuentro ahora, todo lo que viene a continuación y que soy capaz de ver, es un terreno verdaderamente expuesto. Interiormente pienso que no vale la pena continuar por aquí, y por primera vez me planteo la posibilidad de no terminar la travesía hasta el Pas. Hablo con Dirk y le comento que lo veo mal, que es posible que tenga un mal día, y que lo mejor es que deshaga el largo, y sea él quien avance.
Nos reunimos de nuevo y comentamos la jugada, y sale dispuesto a avanzar todo lo posible. No tarda en asegurarme que el problema no es que yo tenga un mal día...el estado de la roca propone un nivel de exposición fuera de nuestras expectativas. Aún así, se dispone a seguir avanzando para poder observar lo que desde aquí ya no alcanzamos a ver. Sube un poco para buscar una pequeña fisura en una zona de roca un poco más sana, mientras está parado colocando dos micros, sigo dándole vueltas al tema y hablo con Dirk.

...Opino que no es nada bueno tener razón cuando el punto de vista es claramente pesimista, y ahora creo tenerla. Este trozo de pared está "vivo", el bloque sobre el que estoy de pie se mueve cada vez que pasa un tren, sabemos que por aquí se ha escalado con anterioridad, puede que en estas condiciones, tal vez mejores o peores (hay signos evidentes de desprendimientos, algunos relativamente recientes).
Se que tanto tú como yo somos capaces de escalar por aquí, incluso puede que varias veces y no pase nada pero...¿cuantas veces?, ¿cuantas cordadas podrán llegar a pasar antes de que otro de estos bloques se vaya abajo?, ¿vale la pena alentar a nadie a escalar algo así?, ¿como te sentirías si alguien se va abajo con uno de estos bloques habiendo visto nosotros como están?, ¿vale siquiera la pena escalarlo nosotros para poder decir que hemos hecho la travesía entera?, para mi no vale la pena...


Dialogamos unos minutos y finalmente convenimos que lo mejor es retroceder y hablar tranquilamente en la cueva. Hablamos sobre lo que llevamos hecho, creemos que vale la pena, es posible escalar en los dos sentidos, y combinando con una vía existente, sale un recorrido de 10-12 largos en un sentido y 8-10 en el otro. Es interesante, aunque no se cumple nuestro objetivo inicial.
Tenemos una alternativa para completar la travesía sólo en uno de los sentidos utilizando una vía existente...quién sabe. Dejaremos pasar unos días para madurarlo y valorar posibilidades, pero creemos que lo vamos a dejar aquí aunque el trabajo no se acaba con eso, el proyecto no es sólo esto...tenemos mucho trabajo y ganas todavía.

Almorzamos un poco mientras charlamos, y un rato después nos disponemos a recoger los trastos. Cuando estamos listos iniciamos el ascenso por la cueva que nos devolverá a lo alto del acantilado.


Seguimos pensativos, lo último que imaginábamos hoy era que nos podíamos encontrar algo así. Es curioso que posiblemente el trozo de pared con mayor densidad de parabolt por m2 que hemos encontrado aquí, sea el que nos ha hecho retroceder, pero ¿quien va a chapar un parabolt colocado en un gran bloque de 300 o 400 kilos que puede irse en cualquier momento y arrastrarte con él hasta el fondo del mar? Con esto sólo me remito a las condiciones actuales, no cuestiono la ubicación ya que desconozco las condiciones en el momento de la colocación. De hecho, hay un trozo que escalamos, en que los parabolts nos quedaban casi en los tobillos, ya que la roca por donde imaginamos se apoyaban los pies en su momento, debe estar bajo el mar.



Nos animamos pensando en todo lo que nos queda por hacer, las vías que nos gustaría arreglar, reseñas, etc., tal vez después de todo eso volvamos a intentarlo...


El equipaje de mano que nos suele acompañar en días así.

06 noviembre 2006

Disfrutando del silencio en el Pic del Martell


Jueves 2 de noviembre


Como esta semana pasada he estado de vacaciones, he aprovechado una mañana para recordar y depurar un poco la técnica y maniobras de la escalada en solitario. Evidentemente no soy ningún experto en estas prácticas, pero reconozco que me seducen.


Para hoy tengo una de esas vías que tengo ganas de hacer, que casi todo el mundo ya ha hecho y te recomienda, y para la que nunca ves el día. La elegida, la Midi Plan en el Pic del Martell, 2 largos de 55m de V+ totalmente equipada con parabolts, y que además permite rapelar con cuerda simple de 60m, ya que dispone de instalaciones de rapel cada 28m. (algo que me resulta tranquilizador).


Dadas estas circunstancias, hay cordadas que dividen la vía en cuatro largos, algo que yo, evidentemente no pienso hacer por motivos obvios.
Tras montar una reunión con un parabolt y un friend, inicio el primer largo mientras centenares de aves se desperezan tras el descanso nocturno. Nada más empezar me encuentro la primera dificultad, tras dos o tres metros, unos pasos finitos que te cogen frío, y en los que hay que apretar. Están protegidos con dos parabolts que permiten si se quiere, tirar de A0, y salir de allí sin tener que escalar. Sigo el camino que marcan los parabolts (así no hay quien se pierda xDDDD), y sin demasiada dificultad llego a la primera instalación de rapel, aquí empieza un diedro que desde abajo tiene buena pinta, y que permite disfrutar de la escalada, en parte gracias a su generoso equipamiento, ya que ir chapando todo el rato parabolts



me permite concederme lujos como pararme a hacer fotos, contemplar el juego de luces sobre el mar, o escuchar el silencio por unos instantes.


Una vez llegado a la R1, empieza el curro. Monto la reunión, fijo cuerda, me quito la mochila y rapelo el largo para remontarlo después desmontándolo.


Cuando empiezo a remontar de nuevo desde el suelo, saludo a unos escaladores que caminan junto a la pared en busca de su camino vertical.
Una vez en la reunión, toca de nuevo preparar la cuerda para el siguiente largo que según algunos comentarios, tiene algunos pasos nada fáciles, que al parecer provocan la retirada de más de una cordada en este punto, algo que no deja de inquietarme.


Una vez orientada la reunión convenientemente, preparada la cuerda, y colocado bien el material, salgo de nuevo en busca del siguiente parabolt. Tardo poco en ver el tramo sobre el que he leido los comentarios, más evidente si cabe, debido a la presencia de un maillon en uno de los anclajes.
Se trata de una placa seguida de un espolón de marcada verticalidad que prometen pasos atléticos.


Voy por faena, y pronto veo que lo que no conviene aquí es dormirse, de manera que visualizo los movimientos, y trato de ejecutarlos con precisión y decisión. Me doy cuenta de que las manchas de magnesio que he ido viendo a lo largo de toda la vía desaparecen tras el maillon. La secuencia de movimientos es muy bonita y estética, y finalmente me sale sin problemas. Resigo el espolón, que gradualmente pierde verticalidad. Pronto queda visible la siguiente instalación de rapel que queda sobre un bloque encima mío, y que se debe sortear por su derecha.
Una vez en la instalación, dudo sobre si continuar o montar reunión, ya que una fea arista promete amenazar mi a mi querida cuerda cuando remonte el largo desmontándolo. Finalmente decido continuar, y montar un fraccionamiento en la instalación de rapel después cuando baje.
Lo que viene a continuación, pronto empieza a perder continuidad en cuanto a verticalidad, aunque ofrece interesantes movimientos en los resaltes que vamos tomando, un itinerario bien conseguido, (olé por el amigo Gustavo). Me pareció también muy bonita la llegada a la reunión.
Una vez montada la R2, rapel hasta la R1 y a subir desmontándolo todo. Finalmente me fue perfecto el fraccionamiento en la instalación de rapel para evitar el roce de la cuerda, que sobre todo subiendo, debido al vaiven del jumareo, es muy muy peligroso.


Las dos veces que me he metido en una via de varios largos en solitario, me he planteado el llevar una segunda cuerda auxiliar, ya que estar colgado de una sola cuerda no es lo suyo, pero bufff...¡cuanto peso!. Una solución para evitar subir colgado es volver a escalar el largo de 2º, pero no suelo hacerlo....
Desde luego, si algún día me meto en alguna "pared de verdad" (que es algo que me gustaría), creo que también llevaré mi estática como auxiliar.

25 octubre 2006

La línea divisoria entre dos mundos

.
Ayer he estado "paseando" por la cima del acantilado (de la Falconera claro :-) ), que es una de estas líneas que marcan la frontera entre la civilización (el ruido, los camiones, el polvo, las canteras, la autopista, etc...) por una cara, y la paz, el silencio y la soledad por la otra.
Hay un lugar en este camino que este verano bautizamos como "la porta del cel", ya que al cruzar bajo las ramas bajas de un pino, pasamos de ese desagradable ruido, a la paz más absoluta en cuanto a contaminación acústica o visual se refiere. Está claro que con un día de temporal de levante, o con garbí fuerte, el rugido del mar ciento y pico de metros por debajo nuestro, toma protagonismo y no es precisamente silencio lo que se respira, es la ensordecedora fuerza de la naturaleza frente a nuestra insignificancia y fragilidad como seres humanos.


La de ayer, ha sido una tranquila jornada de búsqueda y reconocimiento con un poco de calma (que no suele ser habitual), y recreándome en pequeños detalles y matices, cámara, prismáticos (algunos hierros)...y a disfrutar
He recorrido la salida de vías conocidas, algunas escaladas, otras no, y otras...simplemente ya me gustaría tener la experiencia y narices necesarias para intentarlas, como por ejemplo El falcó de la foscor (en la foto de arriba se vislumbra parte del último largo y la R final), que a mi parecer es una vía impresionante por todos lados.
Oxidados buriles y útiles similares, estacas de hierro, chapas oxidadas (hay muchas tri roc), combinado con algún parabolt, algún químico...generaciones sobre generaciones...material repartido por la pared por vías conocidas en algunos casos y desconocidas, o posibles proyectos sin fin en otros.


En resumen, pasé por las R's finales de 8 vías conocidas, encontré material en lugares que no tenemos referencias de vías. Aproveché también para hacer de rata de bilioteca y conseguí algún artículo y referencias antiguas de escalada en la zona, y sobre todo...me cargue las pilas de energía y tranquilidad antes de ir a gastarlas al plafón.

Por cierto, para temas de reequipamiento...¿alguien sabe como localizar a Alfonso Gracia, o alguien cercano al desaparecido Oriol Batallé?


23 octubre 2006

Amanecer en la Falconera

Sábado 21 de octubre

Amanece sin llover...¡que no es poco!, tenemos el privilegio de dar los buenos días al sol desde nuestro apreciado acantilado de la costa de Garraf.

Las últimas jornadas que hemos venido a estas paredes, la amenaza de lluvia ha sido protagonista, incluso en algún momento compañera. Ayer viernes por la tarde/noche, veíamos con resignación como las tormentas descargaban sobre la zona, sin embargo, hoy saludamos a un día que promete radiante.

Nuestra intención es escalar la vía La Falconera 115 mts. 6a+. Reequipada en el 2003 por Marcelí Canal, Cesc Muñoz, Roger Romagosa y Xavi Teixidó con una subvención de la FEEC, (reseña en www.onaclimb.com) aprovechando la estancia en esta zona para ubicar recorrido y/o reuniones de partes de por lo menos 4 vías más (que teníamos controladas), y también para visualizar y escalar metros del paso, o posibles alternativas de paso de la AT por esa zona.


La vía tiene su inicio en una construcción artificial a pie de mar, justo donde desemboca el río subterráneo de la Falconera. (foto abajo a la izquierda).

Para llegar hasta aquí, y según indican en la reseña, debemos bajar a la vía del tren que pasa bajo nuestros pies cuando estamos en el Pas de la Mala Dona, y una vez aquí adentrarnos en el túnel unos 20 metros para ir a buscar una agujero excavado por el que salimos al acantilado. Aunque en principio hay sitio, no es mala idea entrar justo después del paso de algún tren (dirección Garraf), para evitar el susto.
Una vez en esta "puerta" (conviene asegurarse), encontramos una instalación que no inspira total confianza, por la que debemos efectuar un rapel de 7 metros aproximadamente (foto abajo a la derecha).









Desde aquí, bajamos caminando (foto abajo) hasta el "embarcadero" en el que tiene inicio la vía, que pese a una aproximación peculiar y una roca desagradecida (básicamente en el primer largo), es recomendable, sobre todo por el 2º y 4º largo. Está reequipada con químicos, y si la memoria no me falla, creo que sólo colocamos un friend (0,5 de Wild Country) en el último largo, el resto de la vía utilizamos el equipamiento que hay.


El primer largo realiza un franqueo ascendente a derecha, y hacemos reunión en un colladito ya fuera de la cueva. Nosotros lo encontramos mojado, y sumado a que la roca no inspira demasiada confianza, llevó a que ni nos planteásemos escalarlo completamente en libre, así debe salir Ao/IV+.(foto abajo)


El segundo largo, ya sobre roca en mejores condiciones y seca, es muy bonito, vertical, y bastante mantenido en cuanto a dificultad. Lo escalamos a trozos, ya que desde este largo hacemos algunas "excursiones" para incrementar nuestro conocimiento de la pared. (foto abajo inicio 2º largo V+/6a)


El tercer largo, que han variado del trazado original de la vía, inicia con unos movimientos atléticos de escalada aérea con buena presa, para luego llegar a una respisa por la que prácticamente caminamos a derecha hasta la tercera reunión. (foto abajo iniciando largo 3 V+)

El cuarto largo empieza con roca un poco descompuesta, pero que enseguida mejora. Subimos en dirección a una placa imponente que barra el paso, y al llegar a ella, salimos en diagonal a la izquierda por un sistema de placas/espolónes más tumbado y fácil, hasta llegar al final de la pared, montando reunión en un pino característico. El grado de este largo es V

Respecto al "trabajo de campo", pues fue bien, ubicamos unas cuantas vías antiguas y exploramos un poco de cara a "nuestro camino" (aunque de cara a eso no conseguimos demasiado avance), encontrando como suele ser habitual, bastante "hierro" oxidado (en la foto de abajo, un tornillo de los de la vía del tren, alojado en una fisura).


Más fotos aquí.





09 octubre 2006

Motivado en Vinya Nova

La semana pasada ha sido una semana de hacer deberes, he escalado de primero, he apretado, y he volado. Además, he disfrutado un montón, tanto de la escalada como de la compañía, y como guinda, pues han caido algunas vías :-)))

Para el sábado teníamos organizada una salida familiar, pero ya se sabe que con los peques los planes se tuercen de una noche para otra, y el resultado, finalmente fue una salida deportivo-matutina a la Vinya Nova (que K nos describe fantásticamente con su ya familiar estilo :-))) ).

Allí tanto Marta como K, tienen un proyecto cada uno, 6c y 7a respectivamente (vías 8 y 7 de las reseñas de onaclimb), que a priori, tanto a Dirk, como a mi, nos parecen interesantes para ponernos con ellos a la cola para llegar a la cadena.


Foto: Marta en la vía nº5 6a

Cuando veo "in situ" las características de las vías que comentamos, me alegro de haber venido aquí, ya que lo que más me falla ahora es la pila, y las vías son realmente cortas.

Con intención sólo de ponerle las cintas y calentar, me pongo con la nº8 6c, pero para cuando me vengo a dar cuenta, estoy apretando sin contemplaciones. Necesito templar un poco, ya que realmente me cuesta trabajo ir resolviendo los pasos, pero finalmente encadeno.¡Ya me voy a casa bien contento!.

Como segundo plato, hago un tiento a la vecina nº7 7a en la que Dirk de bajada del 6c ha puesto las cintas. Me caigo a poco de chapar la primera, bajo de nuevo y ya si que me sale el paso. Resuelvo el resto de movimientos de la vía, pero reposando en la 2ª y 3ª chapa.
La veo factible, de manera que me propongo hacer lo que nunca he hecho...volver a darle.
En el segundo pegue me caigo justo antes de coger el canto bueno para chapar la segunda. El resto me sale.
Con más ganas que fuerza, me veo para darle otra vez más, así que dejo pasar un rato para recuperar un poco y lo intento de nuevo.
Finalmente encadeno al tercer pegue, ¡estoy muy contento!.

Foto: Dirk en la vía nº8 6c

Para terminar de "vaciar" probamos con la cuerda por arriba la entrada de la nº6 7a+, que me parece muy dura. Pasan unos chicos que nos preguntan el grado de la nº5bis, le decimos que en la reseña pone 7b+. Dicen que un amigo suyo la ha encadenado y dice que es 7b y no 7b+ (pués vale, yo no voy a decir lo contrario). También nos comentan que es más difícil el 7a+ que el 7b+.
La verdad es que también puede ser...¡que sabré yo de estos grados!, y además a esas alturas estoy fundido. La próxima vez si se puede, pues probaremos a ver que tal...

A destacar que es un sitio que por el tipo de vías, y por la proximidad está muy concurrido.
Por último...recordar que K encadenó en top rope el 7a, y que no tiene excusa para atacarlo de primero la próxima vez ;-)

04 octubre 2006

Volvemos a la carga



Después de unos meses de parón, y de un considerable descenso del estado de forma, hemos decidido (Dirk y yo), retomar de nuevo la escalada deportiva para intentar recuperar por lo menos lo poco que "teníamos".

Llevamos desde febrero sin apretar para encadenar. Desde entonces hemos ido escalando, pero no con mentalidad deportiva, podríamos decir que con una mentalidad más "clásica y conservadora", y poco a poco nos hemos dado cuenta de que el "nivel" ha caido notablemente, algo que la verdad es que desanima un poco.

Los mediodías, o la hora de comer, son para mi una gran válvula de escape del día a día, siendo un tiempo que realmente dedico para mi...ya sea plafón, bulder en la fuixarda, vida social en la fuixarda, escalar...es poco tiempo, pero algo es algo
Con la retirada del calor severo, hemos retomado la costumbre de al menos un día a la semana dedicar un mediodía a escalar en roca, y al menos un día de ¿entreno?...se me hace rara la palabra, bueno un poco de fuixarda o plafón.

En febrero dejamos "deberes" por hacer en Penya Senyal, y allí hemos vuelto para hacerlos.

Habiendo escalado y encadenado practicamente todos los 6a, 6b y 6b+ (alguno queda aún), teníamos probadas en top rope y sin haber tenido narices de meterle un pegue en serio:

El sostre triangular 6c 20m (aprox.)
Entrada dura, reposo buenísimo, bloque para superar el techo y resto por placa no demasiado difícil pero un poco agónico. Atlética y de pililla.
Le había dado 2 o 3 pegues en top rope sin que llegase a salirme.
Gan-ga 6c 15m
Vía mas de placa, más técnica. Ningún movimiento realmente duro si te colocas bien. ¡4 chapas!.
Le había dado un par de pegues en top rope y me había salido.
Bailar con la más fea 6c+ 20m
Entrada durilla recto, más sencilla un poco a la derecha. Después viene una panza que tiene un bloque durillo, hay que apretar fuerte para salir (al menos yo). Luego viene un buen canto y se puede reposar un poco. Aún queda superar un mini techito y aguantar hasta arriba, aunque ya es más fácil.
La había probado un par de veces en top, y me había llegado a salir.
La del Marcel.li 6c 15m
Via de fisura con un techito arriba. Bastante atlética.
La probé una vez en top en frió y la parte de abajo me costó bastante. Es un tipo de escalada que no se me da nada bien, al contrario que la Gan-ga.


Foto: Dirk en Bailar con la más fea

Con esta penosilla situación hemos vuelto de nuevo a esta tranquila escuela.
La semana pasada y la anterior hemos ido un día cada semana y hemos probado:

Lunes 18/9/06
El sostre triangular 6c, 2 pegues en top rope, el primero fatal, al segundo sale.
Miércoles 27/9/06
El sostre triangular 6c, 1 pegue en top y sale.
Bailar con la más fea 6c+, 1 pegue en top, el bloque del medio me tumba.

A estas alturas, si no lo habéis hecho antes, entiendo perfectamente que me digais de todo...ya huele lo de la cuerda por arriba.

Foto: Dirk encadenando Gan-ga


Esta semana hemos vuelto al ataquerr...

Lunes 2/10/06
El sostre triangular 6c, encadenada a la primera y primer pegue con la cuerda por abajo (lo se...patético).
Bailar con la más fea 6c+, le doy en top rope y me sale.
Miércoles 4/10/06
Gan-ga 6c, encadenada al primer pegue y poniendo cintas.
¿? (no sale en ninguna reseña) 6b+, encadenada a la primera poniendo cintas.

Durante estos días, nos hemos dado algún que otro tute en la Fuixarda intentando recuperar un poco de pila, que es lo que más pronto se pierde. De momento, parece que algo hemos ganado, pero desde luego lo que más necesitamos sin duda es volver a volar.

Seguiré contando como van los deberes, y cuales nos ponemos después.






26 septiembre 2006

¡Que locos esos jambos!

Para este sábado teníamos planes en la Falconera, pero la previsión meteorológica dejaba bien claro que no era el día. No tenía opción de salir el domingo, de manera que aunque fuese a intentarlo, íbamos a salir en busca del tacto de la roca.

Barajamos la posibilidad de ir a la cueva dels Bombers en el Pic del Martell, pero ya de otras ocasiones, sabía que si llueve fuerte te mojas (como los demás...), y si ya ha llovido, el agua chorrea. Zorat me comentó la posibilidad de ir a la Bauma de Can Solà. Me lo estuve mirando en la guia de Montserrat sud, y dado mi pésimo estado de forma, la posibilidad de hacer algo en artificial me sacó de dudas, ya que el grado de las vías requiere estar fuerte para moverse allí.

Llegamos sin ningún problema siguiendo las indicaciones de la guía, y la aproximación desde el coche es un corto paseo de apenas 5 minutos que hicimos bajo una intensa lluvia. Antes de llegar, me costaba imaginar una gran cueva por allí, ya que las paredes, lo poquísimo que podía ver, eran más bien pequeñas. De golpe, cuando has bajado al fondo del torrente, te encuentras delante de la cueva y piensas ¡madre mía!.


Realmente con la que estaba cayendo, el sitio me pareció de lo más acogedor, completamente seco, y no estaba muy sucio, algún papel si que había y también colillas, pero no me pareció escandaloso. Las pintadas en la pared si que es algo que ya me fastidia más.

Habrán como una docena de vías aproximadamente, creo que ninguna es completamente natural, básicamente son cantos picados, y también hay presas artificiales. Hay muchas posibilidades, pero imagino que la poca calidad de la roca no motiva demasiado. Vimos una travesía en artifo que recorre el muro superior de la bauma, con una pinta bastante interesante, pero que con las condiciones reinantes era un tobogán de agua.

Cuando llegamos, con la poca luz que había, yo no veía un pimiento (cegatón que es uno), y no me veía para ponerme a hacer nada, así que decidimos pasar el rato y "calentar" peleándonos con las travesías que hay...ja ja ja calentar, menudas travesías ¿alguien sabe el grado? a base de pegues conseguimos sacar unos 12 movimientos, pero no fui capaz de hacer más que 6 y 6 pero ni enlazarlos...realmente duro para mi.

Hubo un momento en el que la lluvia apretó con fuerza y pronto vimos bajar el agua con fuerza por el torrente. A medida que se iban llenando pequeñas pozas, el agua aparecía en forma de pequeñas cascadas con ese típico color chocolate.

Cuando paró un poco, el cielo se abrió y se empezaba a ver bien, pero para entonces ninguno de los dos nos veíamos con fuerza de meternos a hacer nada, ni tan siquiera en artificial. Si ya lo se...soy un pringao con los brazos de mantequilla... pero por lo menos me había desfogado en un día de esos que te ves en la fuixarda, o haciendo tracciones en el marco de la puerta de la habitación.

Foto 1: Zorat en la cova dels Bombers

Fotos 2 y 3: La Bauma de Can Solà

Foto 4: El agua bajando por una de las punta de la bauma.